Texto y foto: Fernando Madera
Durango, Dgo. – México perdió la paz social que durante décadas mantuvo a fuerza de trabajo y progreso. Se declaró una guerra al principal enemigo: el narcotráfico. El efecto ha sido devastador para miles de mexicanos que han perdido no solo la tranquilidad sino hasta la vida.
Como ocurre en los conflictos armados, la sociedad civil es una de las más afectadas. El miedo a ser mutilados o asesinados se mantiene hasta en tanto se declare el cese a las hostilidades.
Sin embargo en México el enemigo carece de voz, al menos de forma pública y por ello, la deposición de las armas es desconocida para todos; solamente y por algunos días se percibe tranquilidad antes de que inicien nuevamente las confrontaciones bélicas porque en ésta, como en otras guerras, el poder de fuego ha sido factor determinante en los combates.
Consecuencia del conflicto armado es el desplazamiento de personas o comunidades que deciden emigrar hacia lugares lejanos del frente de batalla.
Algunas familias han decidido abandonar su lugar de origen para recobrar la seguridad, mientras que algunas personas deciden acogerse a los convenios internacionales para obtener así la protección en otros países.
El asilo y refugio político es la forma más común de cambiar el lugar de residencia cuando se tienen el temor de sufrir daño directo a su persona o familia.
Quienes han sido víctimas de secuestro o han recibido las amenazas de la delincuencia organizada advierten el asilo político como su última opción.

¿Qué es el refugiado y el asilado político?

De forma indistinta se emplea el término de asilo o asilado político. Sin embargo existen diferencias jurídicas que se deben tomar en cuenta para clarificar el estatus de cada persona que solicite el apoyo internacional. Estas son las diferencias entre el estatus de Asilo y Refugio:

Asilo: Los Individuos que ya están físicamente presentes dentro de los EE.UU. pueden solicitar el asilo, siempre y cuando cumplan con la definición de refugiados y que la ley no les impide que les sea otorgado el refugio.
Refugio: Un refugiado es una persona a la que se le impide o no está dispuesto a regresar a su país de origen debido a un miedo de persecución bien fundamentado o por que la vida de la persona estará en peligro. Para solicitar el estatus de refugiado, el solicitante debe estar físicamente localizado fuera de los Estados Unidos.
De acuerdo Jefa del Departamento de Protección y Asuntos Consulares de la Delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores –SRE- en Durango, Karina Amaya Ávila, las oficinas que reciben las solicitudes para la protección internacional son los Consulados de cada país.
Ejemplo de ello quienes busquen internarse a los Estados Unidos de América bajo esa modalidad deberán acudir a la ciudad de Monterrey y Ciudad Juárez, donde se localizan los consulados de norteamericanos.
La delegación de la SRE únicamente provee de orientación e información a quienes estén interesados en obtener el refugio fuera del territorio nacional.

¿Quiénes pueden solicitar el refugio?

Toda aquella persona que sea perseguida en su país puede solicitar el refugio a los países que signaron la Convención de Ginebra y sus protocolos.
Los perseguidos políticos que son personas que por sus ideas o acciones contrarias a las políticas adoptadas por el gobierno de su país, son acosados y/o amenazados en su integridad física al igual que su familia.
Existen además los refugiados que a consecuencia de una guerra deben buscar la seguridad fuera de su país.
Pero en la actualidad, la inseguridad originada por bandas de la delincuencia organizada ha provocado que se considere el refugio internacional como la oportunidad de seguir con vida.
Conforme al Artículo I párrafo segundo de la Convención de Ginebra se define al refugiado como:

“Que, como resultado de acontecimientos ocurridos antes del 1 de enero de 1951 y debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él”.

¿En qué consiste la Protección Internacional?

La mayoría de las personas pueden buscar de parte de sus gobiernos la garantía de que sus derechos básicos sean respetados así como asegurar su seguridad física. Pero en el caso de los refugiados, el país de origen ha probado ser incapaz o no muestra su disposición de proteger tales derechos. Así, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados –ACNUR- ha recibido el mandato de asegurar que los refugiados sean protegidos en el país de asilo, asistiendo a los gobiernos en la medida de lo posible a cumplir con esta tarea.
Cuando una persona obtiene el refugio en algún país, adquiere derechos y obligaciones conforme a las leyes en cada uno que incluye algo más que la propia seguridad física.
Los refugiados deben recibir -al menos- la ayuda básica y los mismos derechos que cualquier otro extranjero que sea residente legal.
De esta forma los refugiados tienen derechos civiles básicos, incluyendo la libertad de pensamiento, de movimiento, y el derecho al respeto como persona sin que por su religión o nacionalidad sean discriminados.
Tendrán derecho a la educación, a la asistencia médica, a obtener un empleo remunerado y a recurrir a los Tribunales.

El trámite

Para obtener al asilo o refugio internacional por razones de persecución, es necesario cumplir con una serie de requisitos que pueden diferir de un país a otro.
En la página de Internet www.immigrationunitedstates.org/products/Asilo-Refugio.html se ofrece información relacionada con los trámites que se deben realizar, pero no son gratuitos.
Se oferta un manual de información y solicitud para la protección del gobierno norteamericano que tiene un costo de 400 dólares.
En el documento se piden los datos generales tanto del solicitante como de su familia. Piden conocer alguno de sus parientes se acogió a la misma protección y se cuestiona lo relativo a la amenaza o persecución. Son 10 hojas que deben llenarse a cabalidad.
Pero eso es apenas el primero de los trámites ya que enseguida debe someterse a una rigurosa entrevista con personal del consulado norteamericano –por ejemplo-, quien valorará la veracidad del riesgo y a su consideración y criterio decidirá si es candidato a obtener el refugio de su país.
En el sitio de internet antes citado especifica que “El hecho de que una persona este sufriendo de dificultades económicas no es considerado una buena razón para pedir el estatus de asilo o refugio en los Estados Unidos”.
El hecho de cambiar el lugar de residencia implica un cabio radical de vida. Se trata de modificar costumbres y apegarse a nuevas disposiciones legales.
El asilo y el refugio debe ser siempre la última alternativa cuando la vida de una persona o su familia esté en riesgo. Las autoridades del país de origen deben ofrecer las garantías de seguridad suficientes, es su deber y obligación.

Origen de la Convención de Ginebra

La convención fue aprobada durante una conferencia especial de las Naciones Unidas el 28 de julio de 1951. Esta fue inicialmente limitada para proteger a refugiados europeos después de la Segunda Guerra Mundial, pero el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967 modificó las restricciones geográficas y tiempo, expandiendo el alcance de la convención. Como la convención fue aprobada en Ginebra, a veces se refieren a esta convención como la “convención de Ginebra”, aunque esta no es una de las convenciones de Ginebra que tratan expresamente con el comportamiento aceptable en tiempos de guerra.
(Fuente wikipedia)

*******************************************************************************

Países parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y/o del Protocolo de 1967

Afganistán
Albania
Alemania
Angola
Antigua y Barbuda
Argelia
Argentina
Armenia
Australia
Austria
Azerbaiyán
Bahamas
Belarús
Bélgica
Belice
Benin
Bolivia
Bosnia y Herzegovina
Botswana
Brasil
Bulgaria
Burkina Faso
Burundi
Camboya
Camerún
Canadá
Cabo Verde
Chad
Chile
China
Chipre
Colombia
Congo
Corea (República de)
Costa Rica
Costa de Marfil
Croacia
Dinamarca
Djibouti
Dominica
Ecuador
Egipto
El Salvador
Eslovaquia
Eslovenia
España
Estonia
Estados Unidos de América
Etiopía
Federación de Rusia
Fiji
Filipinas
Finlandia
Francia
Gabón
Gambia
Georgia
Ghana
Grecia
Guatemala
Guinea
Guinea-Bissau
Guinea Ecuatorial
Haití
Honduras
Hungría
Islas Salomón
Islandia
Irán (Rep. Islámica de)
Irlanda
Israel
Italia
Jamaica
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Lesotho
Letonia
Liberia
Liechtenstein
Lituania
Luxemburgo
Macedonia
(ex Rep. Yugoslava de)
Madagascar
Malawi
Malí
Malta
Marruecos
Mauritania
México
Moldavia
Mónaco
Montenegro
Mozambique
Namibia
Nicaragua
Níger
Nigeria
Noruega
Nueva Zelanda
Países Bajos
Panamá
Papua Nueva Guinea
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
Reino Unido
República Centroafricana
Rep. Democrática de Congo
República Dominicana
República Checa
Rumania
Rwanda
Saint Kitts y Nevis
Samoa
Santa Sede
San Vicente y las Granadinas
Santo Tomé y Príncipe
Senegal
Serbia
Seychelles
Sierra Leona
Somalia
Sudán
Sudáfrica
Suecia
Suiza
Suriname
Swazilandia
Tayikistán
Tanzania
Timor-Leste
Togo
Trinidad y Tobago
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Tuvalu
Ucrania
Uganda
Uruguay
Venezuela
Yemen
Zambia
Zimbabwe