Charlas

Ago 30, 2018 / 8:24 am

Miguel Ángel Vargas Q.

*** El PRI, entre los escombros

En el marco de lo que nosotros consideramos la reconstrucción de los partidos políticos en México, luego de lo sucedido el 1 de julio en el proceso electoral federal y en los comicios locales donde los hubo, creo que el más complicado en este momento es el Revolucionario Institucional, que pareciera que desde su cúspide nacional, anda dando palos de ciego.

La crisis del PRI inició con el artero asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta en marzo de 1994, lo que facilitó que Miguel de la Madrid Hurtado, lograra su objetivo de llevar a México hacia la extrema derecha, para lo cual, dirigió al gris Ernesto Zedillo Ponce de León por encima de la perversa inteligencia de Carlos Salinas de Gortari quien no pudo controlar a quien colocó en la candidatura sustituta desde el mismo momento en que lo designó al coordinador de la campaña del malogrado sonorense, sabiendo que el psicópata José María Córdoba Montoya estaba atrás de él y durante ese sexenio zedillista fue el poder tras el trono.

Miguel de la Madrid había preparado desde su Plan Global de Desarrollo, presentado durante la administración de José López Portillo, el cambio de partido en el gobierno de la República y creyó que el hijo del regio Raúl Salinas Lozano le permitiría cristalizar ese proyecto que llegó a México en el 2000 con Vicente Fox Quesada.

Salinas de Gortari le dio carpetazo al proyecto de Miguel de la Madrid Hurtado y empezó a proyectar una dictadura que le permitiera trascender más allá de los seis años para los que fue electo.

Esta fue y debe ser una de las principales líneas de investigación para esclarecer el asesinato de Colosio Murrieta en el suburbio Lomas Taurinas de Tijuana, el 23 de marzo de 1994.

Salinas de Gortari captó en los primeros días posteriores a su adelantado destape, que el sonorense no se sometería a sus indicaciones y a partir de ello empezaron las trampas en el camino del candidato quien no podía arrancar campaña porque se atravesó el “alzamiento” indígena en Chiapas, además del trágico “error de diciembre”.

La revuelta política estaba tan difícil que los primeros días de enero se obligó a Carlos Salinas de Gortari a pronunciar aquella recordada frase de “no se hagan bolas… el bueno es Colosio”.

El PRI había dejado de serlo. Todo se manejaba directamente desde la oficina presidencial. Vino la derrota en el 2000, tras el gobierno federal priísta más gris de que se tenga memoria en la historia moderna.

A partir del 2000, en México empezó a operar otra forma de hacer política.

Más pareció una luna de miel entre los gobiernos panistas y las dirigencias priístas (las formales y las informales), lo que hizo crecer la irritación contra el PRI y fue creciendo contra el PAN a partir de que llegar Felipe Calderón y suelta la guerra contra la delincuencia organizada.

El hartazgo del pueblo, de la sociedad, se convirtió desde hace 18 años en la principal herramienta del trabajo político del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador que rebasó el liderazgo de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano luego del evidente fraude electoral que favoreció a Calderón Hinojosa con la venia del PRI.

Mas bajo estaba cayendo el PRI.

Sin embargo la sangrienta guerra ordenada por Calderón Hinojosa, condenó al fracaso y a la derrota al PAN quien no tuvo otra alternativa y apoyó al priísta Enrique Peña Nieto como mejor opción ante la posibilidad de que llegara Andrés Manuel.

Peña Nieto fue el verdadero sepulturero del PRI al designar a Enrique Ochoa Reza como relevo de Manlio Fabio Beltrones en la presidencia del CEN de ese instituto político.

Una campaña sin pies ni cabeza, que provocaron la huída de la secretaria general y actual presidenta, Claudia Ruíz Massieu y, la cruenta y vergonzante derrota de Jose Antonio Meade quien de manera más que inocente aceptó ser el abanderado de este instituto político que poco o nada tenía que hacer ante el crecimiento imparable de la figura de López Obrador y el hartazgo social ante la corrupción.

Mención especial merece que en los dos proceso de cambio de partidos en el Gobierno federal, la presencia de la maestra Elba Esther Gordillo ha sido factor definitorio para lograr votaciones como la obtenida por MORENA. En el 2000 apoyó abiertamente a Vicente Fox Quesada.

A nivel nacional veo mas fácil que se reconstruya el Revolucionario Institucional porque seguramente los diferentes líderes de los grupos al interior, se sentarán como adultos a platicar y acordar lo que sigue.

En Durango deberán iniciar con la demolición los escombros que todavía estorban el caminar por ese pestilente edificio de Domingo Arrieta y Calle Lerdo.

De lo contrario, pasará a ser una momia de la política.

OTRAS NOTICIAS

Charlas

Ago 29, 2018 / 8:29 am
Miguel Ángel Vargas Q La reconstrucción de los partidos políticos en México Los partidos po...[+]

Polvaderas La Laguna

Oct 20, 2017 / 10:10 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Una gran historia del PRI en Durango Celebrarán Primer Congres...[+]

Ciudad poco lista

Nov 17, 2017 / 10:22 am
Bitácora del director PASCAL BELTRÁN DEL RÍO   BARCELONA– Desde hace seis años, ...[+]

Polvaderas de La Laguna

Ene 24, 2018 / 8:14 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Jorge Polo Valdés renuncia al PRI Lealtad con lealtad se p...[+]

La injerencia militar

Feb 14, 2017 / 0:47 am
ACTA PÚBLICA Claudia Rodríguez     Aun cuando los Gobiernos mexicanos refutan un...[+]

Por la espiral

Mar 6, 2017 / 16:44 pm
Claudia Luna Palencia Tratado de Roma, un cumpleaños deslucido   El próximo 25 d...[+]

La guerra sucia caracteriza al sexenio de EPN

Jun 23, 2017 / 0:01 am
ÍNDICE POLÍTICO FRANCISCO RODRÍGUEZ     Cuando la modernización horizontal quiso imponer s...[+]

De naturaleza política – CDMX, puja entre romeros…

Sep 1, 2018 / 9:48 am
Enrique Aranda Se dará un choque entre anayistas fieles y arrepentidos Hablamos, para decirlo p...[+]