Descansar de las campañas

Mar 30, 2018 / 10:56 am

CARLOS ELIZONDO MAYER-SERRA

Usted seguramente llegó a la Semana Santa agotado de los dimes y diretes de quienes buscan la Presidencia de la República. Debe estar ya desconectado del mundanal ruido. Es improbable que lea este artículo. La mala noticia es que formalmente las campañas aún no inician. Arrancan el 30 de marzo. Terminan el 27 de junio.

 

En los tres siguientes meses, los partidos y sus candidatos tendrán casi 60 millones de spots en la televisión y en el radio. Además, los tendremos en los noticieros y en los intrusivos espectaculares en las calles. Terminaremos saturados.

Más nos vale acostumbrarnos. Uno de los tres personajes gobernará el país por seis años. El más probable hoy es López Obrador. De ganar, ahí estará a las 7:00 horas con su conferencia de prensa, como lo hizo cuando fue jefe de Gobierno capitalino.

Ahora bien, ¿cómo decide el voto el ciudadano? Investigaciones recientes sobre el electorado en Estados Unidos, descritas en el libro Democracy for Realists, de Christopher H. Achen y Larry M. Bartels, señalan que una buena parte del votante no invierte gran cosa para enterarse de los procesos electorales. Su voto obedece, sobre todo, a un tema de identidad. ¿A qué grupo pertenezco? ¿Cómo vota mi grupo? Con las redes sociales es más fácil sólo ver noticias que refuerzan lo opinión que ya se tiene sobre un tema. Esto acentúa la polarización política.

En Estados Unidos hay una fuerte identidad partidista. El ciudadano se define como miembro de uno de los dos partidos, Republicano o Demócrata, al registrase como elector, para poder votar así en las elecciones primarias del partido con el que simpatiza. En Estados Unidos también importa mucho la identidad étnica. Los blancos tendieron a votar por Trump, uno de sus éxitos fue precisamente recuperar un discurso identitario blanco, y los negros por Clinton.

Esto de votar por precandidatos que buscan ser abanderados de su partido casi no lo conocemos en México. No nos registramos en el INE como miembros de un partido político. En el actual proceso electoral no hubo una sola elección para decidir quién sería el candidato.  Los candidatos fueron decididos por dedazo: El de Peña Nieto, el propio de López Obrador y el triple dedo en el caso del Frente. Los independientes se dedicaron a comprar firmas, sólo Margarita Zavala obtuvo suficientes apoyos verdaderos como para estar en la boleta, aunque con su buena dosis de firmas falsas.

A pesar del enojo con los partidos políticos en México, una parte del electorado todavía va a votar por un partido o coalición de partidos sin importar mucho qué sean o qué proponen. Ya sea porque hay una historia de identificación con ese partido, la cual puede arrancar con cómo votaban los padres, o por alguna vinculación laboral o porque han recibido dádivas y el elector es agradecido. Según un artículo de Alejando Moreno para El Financiero, en México los votos leales son el 34% del electorado. Cerca del 40% es cambiante y hay un 17% de indecisos. (goo.gl/dTiBwG)

Más que el partido, hoy importa el candidato. Esto se observa claramente con López Obrador, quien obtiene una mayor intención de voto que su coalición. Anaya muestra una situación inversa, menos votos que su Frente.

Hay dos elementos centrales que suele considerar el votante más allá de su identidad partidista o preferencia de candidato. La primera, ¿debo premiar a quien gobierna hoy? En el caso de México, en ausencia de reelección presidencial, este cálculo no es directo. La evaluación sobre el actual gobierno es muy negativa. Por eso el bajo nivel de intención de voto por el PRI. La apuesta de Peña Nieto con el destape de Meade era que su carácter de no militante del PRI y su experiencia a la cabeza de diversas secretarías sería capaz de compensar el juicio público negativo sobre su gobierno. No ha sido fácil en la medida que Meade fue parte de ese gobierno.

Juzgar el desempeño de Morena aún no es posible. Nunca ha gobernado el país ni un estado. Lo que domina es la credibilidad personal de López Obrador. En el caso de Anaya, no tiene experiencia de gobierno importante, pero su partido, el PAN, puede ser acusado de ser corresponsable de las reformas estructurales impulsadas durante este gobierno. Su apuesta ha sido distanciarse del gobierno, ayudado por la embestida de éste al acusarlo de lavado de dinero.

La otra forma de votar es en función del programa de gobierno propuesto por los candidatos. Estos siempre son largos documentos que sólo leemos quienes a esto nos dedicamos. Pero hay bastante información al respecto en temas específicos. Por poner un ejemplo, sí sabemos que López Obrador dice que suspenderá la construcción del nuevo aeropuerto capitalino. ¿Esto será razón suficiente para orientar nuestro voto?

Ya habrá tiempo para decidir. Por lo pronto, a disfrutar la vacación para tener la energía para enfrentar tres meses de intenso bombardeo electoral.

OTRAS NOTICIAS

Por La Espiral

Jun 9, 2017 / 16:09 pm
Claudia Luna Palencia @claudialunapale   -Válido por un euro   Van quedando co...[+]

Polvaredas de La Laguna

Ago 25, 2017 / 12:26 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado Grave crisis en el PRI El Partido Revolucionario Institucional ...[+]

Polvaderas de La Laguna

Nov 6, 2018 / 8:30 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Un éxito la gira por La Laguna de Don Rubén Solís Recono...[+]

Polvaderas de La Laguna por Pascual Alvarado Maldonado

Mar 15, 2018 / 10:45 am
Rubén Escajeda Jiménez, hombre de trabajo y luchas agrarias Se los dije, quien descomponía la ...[+]

Chicle orgánico con sabor a México

Jul 8, 2017 / 15:56 pm
Por: Carlos Ariel Arizmendi aariel22@gmailcom ¿Sabía usted que existe un chicle orgánico he...[+]

La nueva prisión de Elba Esther

Dic 18, 2017 / 11:17 am
Utopía Eduardo Ibarra Aguirre   Dos años después de tener el derecho al arresto dom...[+]

Los candidatos a Rectores de la UV, sus dobles…

Jul 14, 2017 / 22:27 pm
Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez   La Universidad Verac...[+]

Frentes Políticos

Jul 26, 2017 / 18:16 pm
FRENTES POLÍTICOS I Alborotados “En México, las transformaciones que demanda la socieda...[+]