La estación – Malos vientos

Jun 4, 2018 / 10:43 am

GERARDO GALARZA

Los mexicanos, en general, son muy orgullosos de su Constitución, producto de la “primera revolución social del siglo XX”, según proclamaba la propaganda oficial. No es para menos, la Constitución mexicana establece y protege libertades y derechos individuales y colectivos, necesarios, imprescindibles para la vida en común y más en un país tan complicado.

No sólo están orgullosos, los mexicanos presumen y dicen ejercer esos derechos y libertades constitucionales. Faltaba más. Para eso están ahí en la Constitución. Derecho que no se ejerce es nulo, dicen muchos con  aires de juristas.

Uno de esos derechos, el que protege la libertad de expresión, es básico en el lenguaje de los mexicanos. Para bien o para mal. No es para menos, ya en esta columna se ha escrito que hay teóricos y filósofos del derecho que sostienen, no sin razones, que el de libertad de expresión es el origen y sustento de todos los demás derechos humanos, individuales y colectivos. Por eso es tan justipreciado.

En México, (el escribidor ignora si eso ocurre en otros países), la frase atribuida al filósofo francés Voltaire de “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo” es un lugar común, aunque sea muy poco común respetar la libertad de expresión de los demás.

En México, la libertad de expresión se queda en simple retórica en cuanto el de enfrente piensa y se expresa diferente, que al parecer para eso existe, en los hechos, una idea de obligación de la uniformidad en el pensamiento y en la expresión.

Un ejemplo de esa demagogia nacional es la actual campaña electoral por la Presidencia de la República, en la que el derecho a la libertad de expresión de personas o grupos de personas ha sido coartado, o se ha intentado coartar, por el simple hecho de que piensan y lo expresan diferente a otros individuos o grupos de individuos, que se creen dueños de una verdad absoluta, por la que —han dicho sus voceros— están dispuestos a llevar a los paredones de fusilamiento, la creación de campos de “reeducación”, bloqueos o boicots y linchamientos verbales contra quienes no comparten sus creencias políticas.

En los hechos, hay una embestida contra la libertad de expresión (sí, así) de voceros y simpatizantes del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, principalmente contra empresarios que han llamado por diversos medios a un “voto razonado” en las elecciones del próximo domingo 1 de julio. Esos llamamientos han sido lo mismo en el ámbito propio de sus empresas o en el público (cines, por ejemplo).

La acusación mínima contra esos ejercicios de la libertad de expresión es que quienes los emiten están, en realidad, ejerciendo coerción contra los probables votantes. Y, peor aún, de alguna manera la autoridad electoral (el INE) se ha sumado a ese linchamiento mediático.

¿De veras hay coerción contra los votantes cuando alguien llama a razonar un voto o, inclusive, llama a votar en contra o a favor de un candidato? ¿Sólo los candidatos, sus simpatizantes y sus partidos pueden hacer esos llamamientos? ¿De veras? ¿Dónde quedan los derechos constitucionales que, dice la propia Carta Magna, son para todos los mexicanos? (Por cierto, y contra la Constitución, el INE ya censuró un anuncio político del grupo Mexicanos Primero con base en sus facultades que le otorga la ley electoral? ¿Y la Constitución? ¿Ese spot violaba los presupuestos constitucionales en la materia? ¿Una ley, como la electoral o cualquier otra, ya puede imponer la censura previa?).

La coerción de votantes es un delito electoral. Si alguien lo ha cometido o existe la presunción y evidencias de su comisión, las autoridades correspondientes deben actuar de inmediato contra el o los presuntos responsables y castigarlos según las leyes vigentes. A la de ya. Eso ocurre en un Estado de derecho. Si ni es ni ha sido así, esas mismas autoridades están obligadas a respetar y a fomentar la libertad de expresión de todos los ciudadanos, sobre todo de aquéllos que piensan diferente, quienes merecen apoyo y protección, más que amenazas.

Malos vientos soplan sobre México en tiempos de crispación social con los ataques a la libertad de expresión, es decir contra el origen de todos los derechos humanos.

CAMBIO DE VÍAS.- A la familia y amigos de mi compañero Héctor González Antonio, mi solidaridad y mi abrazo adolorido; a las autoridades mi exigencia para que su asesinato no quede impune, como no debe quedar impune ningún otro ni ningún otro crimen contra cualquier persona, sea periodista u obrero, o empresario o desempleado, o jóvenes o viejos, u hombres o mujeres… en Tamaulipas, en Guanajuato, en Jalisco, en Michoacán, en la Ciudad de México… En resumen, en todo el país.

OTRAS NOTICIAS

AMLO, bancarrota y polémica

Sep 21, 2018 / 8:46 am
Utopía Eduardo Ibarra Aguirre Buena parte del submundo de la comentocracia, la industria de la...[+]

Índice político – Un militar íntegro a la Defensa…

Oct 23, 2018 / 17:36 pm
FRANCISCO RODRÍGUEZ Decía Jean-François Revel, el héroe de la Resistencia, maestro del In...[+]

Buscan INEA Y SEP Alianzas con China Para Fortalecer…

Mar 1, 2017 / 21:00 pm
Por José Luna/Argonmexico Con proyectos educativos podamos construir puentes entre México y C...[+]

EPN provoca el desprecio y el repudio popular

Ago 9, 2017 / 14:37 pm
  ÍNDICE POLÍTICO FRANCISCO RODRÍGUEZ     Un año antes de ser decapitado, Marco Tulio Ci...[+]

Utopía – Saqueo en Pemex y CFE

Feb 13, 2019 / 8:20 am
Eduardo Ibarra Aguirre Todo indica que cuando mucho incurrieron en un conflicto de intereses, ...[+]

Hablando de feminicidios…

Mar 10, 2018 / 14:07 pm
Por: Carlos Ariel Arizmendi aariel22@gmailcom Este año, el Día Internacional de la Mujer llega...[+]

De naturaleza política – Sinergia entre campañas, la meta…

Abr 3, 2018 / 10:33 am
Enrique Aranda A escasos 90 días para la histórica y disputada jornada electoral, la puja est...[+]

Polvaderas de La Laguna

Jun 25, 2018 / 10:44 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Una nueva etapa en la Laguna Paty Flores a favor de las fam...[+]