Nudo gordiano – Meade o Anaya

Mar 2, 2018 / 10:57 am

Por Yuriria Sierra

No se trata de la pelea en la PGR. Ni tampoco de la insistencia sobre lo reportado por la Auditoría Superior de la Federación. Ambos temas tendrán desahogo en sus respectivas ventanillas. Lo que se avecina en el inmediato plazo (antes de que arranquen formalmente las campañas) es la pelea por el segundo lugar en las preferencias electorales. Lo que hoy dicen las encuestas se va a mover con el avance de los días y este limbo que hoy vivimos gracias a la ley electoral. Pero tanto José Antonio Meade como Ricardo Anaya deben concentrarse en la pelea por el segundo lugar, dado que, por ahora, el puntero es uno y ellos todavía lo miran a distancia.

Razones hay varias, pero conforme se vaya acercando el día de la elección los votantes indecisos, los que por ahora votarían por un independiente y los que jamás votarían por Andrés Manuel López Obrador, optarán por un voto útil que haga crecer a quien sea que esté en segundo lugar.

Si las posiciones quedan como hasta hace un par de semanas aparecían en las encuestas, Ricardo Anaya sería quien podría recibir los votos anti-López Obrador, aunque, a diferencia de 2006, muy difícilmente el votante, militante o simpatizante con el PRI se alinearía con el PAN. Ante una final Anaya-AMLO, un importante porcentaje de tricolores preferirían tachar hoy la boleta a favor de Andrés Manuel. Ya lo habíamos comentado aquí: el espectro de Anaya no es tan amplio si se trata de acaparar la mayor cantidad del voto antimorenista. Incluso dentro de mismo partido hay quienes hoy hacen llamados para que la PGR investigue al candidato de Por México al Frente, posiblemente intentando cobrarle algunos de los agravios del pasado inmediato y de la división blanquiazul en los últimos meses.

Si pensamos en José Antonio Meade como segundo lugar, su campo de batalla resulta más amplio: tiene afinidad con amplios sectores del blanquiazul que, al momento de ejercer el voto útil, lo favorecerían en caso de que él se encuentre ya enfilado en la segunda posición. Aquellos que, desde el clóset, lo prefieren a él como candidato, antes que a Margarita Zavala o al propio Ricardo Anaya. Porque, además, tendría asegurado el apoyo antimorenista de quienes se sintieron ofendidos por la unión del PAN con el PRD y Movimiento Ciudadano. E incluso, aunque parezca difícil de creer, de aquellos sectores en la izquierda que vieron terrible la alianza de AMLO con el ultraconservador PES. Al momento del voto útil, aquellos que hoy apoyan a Margarita Zavala fácilmente podrían dar su sufragio al candidato del PRI, incluso quienes hoy piensan en El Bronco y Ríos Piter por su aversión a lo que representa López Obrador. En parte por la cualidad conciliadora que tiene Meade. Acaso el peso negativo que carga el candidato priista poco tiene que ver con él, pues la carga está directamente asociada con la marca que lo abandera, no a él ni a su trayectoria.

Meade puede adelantar, más que por la derecha o por la izquierda, por el voto antipejista y la suma de éste con el antianaya. Y si bien Anaya es un hombre joven que rápidamente subió en el escenario político, al grado de ser hoy candidato a la Presidencia y podría cooptar al voto antiPRI, difícilmente seduciría a un gran número de antipejes. Ricardo Anaya también se ha encargado de abrir frentes que hoy, más que nunca, se relamen los bigotes por verlo caer. El cruce de esos adversarios representa para el exsecretario de Hacienda el terreno más fértil para crecer y posicionarse como el segundo lugar antes de que empiecen formalmente las campañas. Porque, una vez llegados ahí, la tarea será una sola para cualquiera de los dos: alcanzar a AMLO.

Lo que suceda a partir del 30 de marzo, cuando inicie oficialmente la campaña, debe ser el paso firme de los candidatos. Aún tenemos 30 días de intercampaña y serán decisivos para definir el lugar que cada uno ocupará al iniciar la contienda. López Obrador decidió guardarse, incluso para dar entrevistas y sólo responde en chacaleos con la prensa en los eventos que realiza, pero opta por no mostrarse en medios. Ricardo Anaya hace lo mismo, pero dedicado a batallar con el asunto de Manuel Barreiro y los señalamientos por lavado de dinero. Éste es el momento que tiene que ser aprovechado por quienes desean estar en segundo lugar para intentar darle batalla al puntero. Por ello, la pelea hoy se llama Ricardo Anaya contra José Antonio Meade. Y viceversa.

OTRAS NOTICIAS

Polvaredas de La Laguna

Feb 13, 2018 / 12:22 pm
Jaime Rivas Loaiza no ha expresado nada sobre su proyecto político Ramón Guzmán Benavente dej...[+]

Polvaderas de La Laguna por Pascual Alvarado Maldonado

Mar 11, 2018 / 9:41 am
Planta Beneficiadora de Frijol Rubén Escajeda Jiménez  Comisión Nacional de Procesos Internos ...[+]

Acta Pública

Ago 1, 2017 / 12:15 pm
Claudia Rodríguez La ineficaz guerra contra el narcotráfico que nos ahoga ¿Cuántas evidencia...[+]

Acta pública – Ante el parloteo de Trump, impávido…

Abr 4, 2018 / 10:56 am
Claudia Rodríguez Cada vez que el presidente estadounidense Donald Trump pronuncia un discurso o...[+]

Tal cual – Con lo visto a la fecha,…

Ene 2, 2019 / 10:54 am
ÁNGEL VERDUGO Sin duda es bien conocida de usted la expresión popular que, entre otras cosa...[+]

Polvaderas de La Laguna

Abr 3, 2018 / 11:31 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Investigador del ISIMA-UJED es reconocido con nivel uno en el ...[+]

De las amigas ya idas

Dic 30, 2017 / 14:00 pm
  Clara Scherer Un lugar de pensamiento fundado en razones lo ocupa Graciela Hierro, doc...[+]

Utopía – Caracas: Un desenlace anunciado

Mar 1, 2019 / 8:13 am
Eduardo Ibarra Aguirre Aquí lo establecimos el 20 de febrero y no era indispensable mucha cie...[+]