El año pasado Petróleos Mexicanos reportó pérdidas por 296 mil millones de pesos, según publicó hoy en su informe del último trimestre de 2016, con lo que extendió una mala racha de más de cuatro años en números rojos. En enero pasado, el Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que no le queda de otra al país mas que asumir el gasolinazo porque “la gallina de los huevos de oro [Pemex] se secó”.

Petróleos Mexicanos (Pemex) extendió una mala racha de más de cuatro años de pérdidas al tiempo que busca acuerdos con empresas extranjeras para revertir el declive de su producción.

De acuerdo con el informe del el cuarto trimestre de 2016, enviado hoy a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la Empresa Productiva del Estado registró una pérdida de 296 mil millones de pesos, 58.5 por ciento menos que en 2015. El resultado se suma a los más de 1.4 billones de pesos -alrededor de 77 mil millones de dólares, según el tipo de cambio en ese entonces- de pérdidas ininterrumpidas desde el último trimestre de 2012.

Las ventas en el periodo octubre-diciembre sumaron 15.670 millones de dólares, un 22.6 por ciento por arriba del monto reportado en el mismo periodo de 2015.

También tuvo una disminución en pago de impuestos, los cuales fueron de 306 mil 514 millones de pesos, mientras que en 2015 fueron de 331 mil 500 millones.

“Principalmente como consecuencia de una disminución de 10.2 por ciento en las ventas nacionales, y en menor medida, una disminución de 3 por ciento en las ventas de exportación”, detalló la petrolera.

Esta disminución en las ventas, dijo, está relacionada con el decremento de 34.9 por ciento en las ventas de gas licuado de petróleo (GLP), debido a la pérdida de mercado derivada de la competencia por apertura en las importaciones en 2016.

Además de la disminución de 15.9 por ciento en las ventas de diesel, por la baja en los precios.

En el reporte de Pemex, se informó que el año pasado se redujeron 5.5 por ciento las ventas de gasolina, a raíz del precio, a pesar de que el volumen incrementó 3.8 por ciento.

Además, hubo un decremento de 36.5 por ciento en las ventas de combustóleo, derivado de la menor demanda de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En cuanto a la caída en las ventas de exportación, Pemex explicó que cayeron debido a la reducción de 9.6 por ciento en las exportaciones de petrolíferos y un incremento marginal en los ingresos por exportación de crudo, ya que el precio cayó 17.4 por ciento, al pasar de 43.12 dólares en promedio en 2015 a 35.63 dólares por barril en 2016.

En el reporte señala también que su deuda financiera total ascendió a 95.972 millones de dólares, superior en un 32.8 por ciento a la registrada a finales de 2015, de la cual el 91 por ciento es de largo plazo.

En enero pasado, el Presidente Enrique Peña Nieto reiteró que el aumento en los precios de la gasolina era un tema inaplazable y reconoció que “la gallina de los huevos de oro [Pemex]” se secó en México.

“La gallina de los huevos de oro [Pemex] se secó. Cantarell se nos fue secando. Mantener un precio artificial en 2017 habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos”, expuso el Ejecutivo federal en un mensaje en el marco de la ceremonia sobre Prestaciones Sociales para el blindaje de la Economía Familiar.

Luego agregó: “Hemos disminuido nuestra plataforma de producción, hoy producimos menos petróleo que antes, se acabó la gran plataforma”.

De acuerdo con cifras y expertos de México y el extranjero consultados por SinEmbargo, la presente administración desplumó a Petróleos Mexicanos al dejar deteriorar sus seis refinerías y demás infraestructura de la petrolera.

El director general de Pemex, José Antonio González Anaya, ha pronosticado que la empresa será rentable en 2019 o 2020. Él está fijando sus esperanzas de recuperación financiera en la formación de nuevas alianzas para aumentar la producción de crudo y mejorar el procesamiento en sus refinerías alicaídas, así como reducir los costos y vender participaciones en activos. Pemex formó su primera empresa conjunta en las aguas profundas mexicanas en diciembre con el productor australiano BHP Billiton Ltd. para desarrollar el campo Trion, un área que se estima que contiene hasta 485 millones de barriles de equivalente de crudo.

DESPLUMARON A LA GALLINA

Pemex cuenta con refinerías en Nuevo León, Tamaulipas, Guanajuato, Hidalgo, Veracruz y Oaxaca. Sin embargo, éstas fueron construidas en la década de los 70 y no fue sino hasta finales de 2015 cuando se comenzó a invertir en ellas mediante asociaciones público-privadas.

El resultado: en el Plan de Negocios 2017-2021 de Pemex, la petrolera acepta que pasó de ser la tercera productora de petróleo del mundo en 2004 a la octava en 2015. Descendió cinco lugares en once años. Y ahora el país no está preparado para el proceso de liberación de los precios de las gasolinas al mercado internacional.

Juan Pablo González Córdoba, director de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), aseguró en una entrevista con SinEmbargo en diciembre pasado, “que Pemex ha sido abandonado a su suerte desde hace años porque no se invirtió en su infraestructura. La red de poliductos que hay en el país para el transporte, muchos ya oxidados y sin la tecnología de otros países, se dejó de construir desde hace 30 años al igual que las refinerías”.

De acuerdo con el empresario, la petrolera del Estado “fue condenada a morir con la Reforma Energética” porque, para generar más competencia, la Ley de Hidrocarburos estableció que debe bajar el potencial que tiene de agente preponderante en el mercado para quedar en un 20 por ciento.

En 2015, las seis refinerías en México tuvieron una capacidad de producción de 1 millón 640 mil barriles al día incluyendo todos los petrolíferos, lo que colocó al país en el número 15 a nivel mundial por abajo de las grandes como Exxon, Shell, Total o BP, las cuales vendrán a explorar aguas profundas en el Golfo de México. También hay una refinería en Estados Unidos en asociación con Shell, de acuerdo con datos de la petrolera.

“El suministro de hidrógeno, vapor y electricidad (insumos) son los aspectos críticos de la confiabilidad de las refinerías”, reconoció Pemex en su actual Plan de Negocios. Este documento reveló que Pemex pasó de ser la tercera productora de petróleo del mundo en 2004 a la octava en 2015. Descendió cinco lugares en once años.

De enero a noviembre, Pemex produjo menos combustible de lo demandado, importado y exportado, publicó ese informe. Se prevé que las importaciones de combustibles privados de Estados Unidos a México aumentarán el próximo año por el incremento en la demanda.

La empresa productiva del Estado produjo 332.9 miles de barriles diarios de gasolinas y 222.3 miles de barriles diarios de diésel frente a los 817 miles de barriles diarios de gasolina y 334.2 de diésel vendidos (demandados) en el mismo periodo.

Asimismo, la importación de gasolina ha crecido en promedio anualmente un 17 por ciento desde 1994 hasta el 2014. En contraste, la capacidad de refinación ha aumentado en el mismo periodo 4.1 por ciento por año, de acuerdo con la economista Leticia Armenta Fraire, autora del libro “Reforma Energética y Desarrollo Industrial”.

De enero a noviembre, Pemex importó 484.6 miles de barriles diarios de gasolinas y 178.7 miles de barriles al día de diésel, principalmente de Estados Unidos. En ese mismo tiempo, exportó 54 mil barriles diarios de gasolina y cero (sí, cero) barriles de diésel.