Ascenso al Pico de Orizaba por duranguenses

Abr 26, 2018 / 8:21 am

Durango, Dgo.

Esta expedición se planteó originalmente hace dos años, fue entonces que con mucho entusiasmo se creó un grupo de aproximadamente una docena de entusiastas, a los cuales se les invitaba a formar parte de un grupo de alpinistas que aspirasen a coronar la cumbre del Pico de Orizaba. El profesor Manuel González Solano con gran poder de convocatoria integró el grupo pero los rigores propios de los entrenamientos se fueron encargando de ir depurando el grupo.

Ante la falta de compañeros el profesor Manuel, a quien todo mundo llama “Meni”, tomó la decisión de intentar escalar al Iztaccihuatl con una altitud de 5 mil 230 mts., quien narra que a pesar de muchas dificultades lograr pisar la tan anhelada cima de la mujer dormida, como nuestros antepasados solían llamar a esta montaña. Este logro liberó dos interrogantes que a la postre serían clave para consolidar el siguiente paso. Una duda era de ¿cómo se comportaría su cuerpo a una altitud mayor a 5 mil mts.? por el riego siempre latente del mal de montaña, y la segunda duda resuelta era si los entrenamientos habían sido los adecuados. Una  vez resuelto este dilema, la mira estaba puesta en el Pico de Orizaba.

Ante la gran desilusión de no lograr integrar un grupo de al menos cuatro duranguenses para la expedición, el profesor González y un servidor, el narrador de esta crónica, Juan Manuel Vázquez Rosales, decidimos intentarlo solo los dos. Este hecho reduce las oportunidades de éxito pues de haber dos parejas de escaladores duranguenses la oportunidad de que al menos una de los lo logre es mayor.

Afortunadamente a solo seis semanas de la fecha se nos unieron otros dos duranguenses el señor Rodolfo Garza Arzac y Guillermo López Barrera. Después de algunas semanas las parejas fueron Guillermo López Barrera y Manuel González Solano y Rodolfo Garza Arzac con Juan Manuel Vázquez. Se fijaron los días 3,4 y 5 de abril para esta aventura.

Al llegar al refugio Casa de Piedra a 4 mil 230 metros sobre el nivel del mar, todos experimentamos los rigores propios de la altura con el aire enrarecido y frío característico, la tarde del martes 3 la dedicamos a instalarnos y a intentar dormir. Esto último con no mucho éxito ya que pasamos la noche cual salchicha en asador de conocida tienda de conveniencia, a la vuelta y vuelta, pero sin poder dormir.

A la mañana del miércoles 4 después de un desayuno completo, fuimos subidos a una altura de 4 mil 800 metros aproximadamente, para aclimatarnos a la altura y  permitir que nuestros cuerpos inicien  una serie de cambios dirigidos a compensar la falta de oxígeno presente en el aire de esas alturas. Más de uno de nosotros estuvo tentado a subir más y hacer alguna carrera para ¨probar motores previo al ataque a cumbre.

Misteriosamente el glaciar de Jamapa no se había dejado ver desde el día que llegamos, pues el cielo estaba muy cerrado por nubarrones densos y grises, por lo que los primerizos no tenían bien una idea de cuál era el reto que les acechaba. Alguien de nosotros confundió la cima con un macizo adyacente llamado El Sarcófago, y se imaginaba con gran certeza poder lograr la cumbre. Esa tarde la visibilidad disminuyó aún mas y la temperatura en el exterior bajó afuera, sin embargo adentro del refugio se vivía lo que nuestro compañero llamó una verbena en un punto dado adentro había 22 personas quienes aguardábamos con gran ilusión coronar la cumbre del rey; el Pico de Orizaba entre bromas y comentarios todos pretendíamos descansar antes de partir. Allí nos encontrábamos a norteamericanos, una joven escaladora coreana, un colombiano una pareja de italianos, los cuales me aceptaron una porción de pinole de nuestra patria chica, y el resto mexicanos, todos con el gran anhelo de alcanzar la cima.

La hora de nuestra partida estaba fijada a las 00:00 horas del día jueves 5 de abril, las condiciones nos llenaban de ilusión pues estaba recién nevado y esperábamos mucha nieve conforme ascendiéramos, todos nos abrigamos muy bien y comenzamos el ascenso. Justo a los 15 minutos de ascenso yo sentía quemarme del calor, y tuve que quitarme prendas para impedir que el calor me afectara. La regulación acertada de la temperatura, luego aprenderíamos sería de vital importancia para tener éxito.

Meses antes la decisión de cómo ascenderíamos había quedado en que formaríamos dos cordadas (alpinistas asidos a la misma cuerda por seguridad) y acordamos que sería Guillermo y Manuel con su respectivo guía y Rodolfo, Juan Manuel y el guía. A nosotros nos guiaba Israel Valtierra, viejo conocido quien ya me había acompañado en mi primer ascenso.

El ascenso transcurrió sin novedades hasta el llegar conocido como el segundo nido, donde uno de los nuestro empezó a sentir que no lo lograría, todos lo alentamos pues aún no rebasábamos los 5 mil  metros de altitud y no habíamos llegado a tan anhelado glaciar de Jamapa. Este macizo de hielo es el punto clave de nuestro ascenso pues es donde se requiere el mayor grado de técnica y de equipo para poder escalarlo.

Lentamente y sin percatarnos nos alejamos de nuestro compañeros, hasta que  nuestro grupito llegó primero al lugar conocido como Los Hombros pudimos equiparnos con la capa externa de vestimenta, los crampones y atarnos a la cuerda liderada por Israel. Justo antes de partir fuimos alcanzados por nuestros compañeros Guillermo y Manuel guiados por Alberto. Pudimos sentir que sí lograrían subir a la par con nosotros. La visibilidad para ese punto era de tan solo dos metros, la nieve caía escasa pero en forma constante, nuestras barbas y cabellos ya tenían mechones formados de nieve y apenas estábamos ante el comienzo del coloso que majestuosamente se erigía con una inclinación de poco más de 50%. Aún no amanecía y las condiciones eran muy duras, pues el hielo estaba extremadamente duro, nuestros crampones poco hacían por enterrarse en el hielo y la pendiente en ese punto puede decirse está al límite de lo escalable sin uso de doble piolet, ya que el pico de Orizaba es un volcán de tipo estromboliano.

Hasta ese punto llevábamos un buena velocidad de ataque, sin embargo tuve que pedirle a nuestro amigo Israel que disminuyera la velocidad, pues estábamos al límite de nuestras posibilidades, lo cual Rodolfo luego agradeció complacientemente al aceptar que él también estuvo a punto de solicitar lo mismo a nuestro guía. Esporádicamente escuchábamos ruidos y veíamos una luz por debajo de nosotros y pensábamos que eran nuestros compañeros y augurábamos que también lo lograrían.

Justo después del amanecer pudimos ver la verdadera inclinación del glaciar y que los alpinistas que se nos acercaron eran los italianos liderados por Luca, quienes inteligentemente se habían robado literalmente nuestra ruta, aprovechando la dirección y sobre de nuestras pisadas nos habían dado alcance, aún de haber salido, según ellos, dos horas después de nosotros, pero eso no importaba, estábamos a 40 minutos de llegar al cráter. Pude notar que Rodolfo en ese momento tiene una verdadera perspectiva de la dificultad de este ataque al comprender que si de subida era difícil, una vez emprendida la bajada todo tornaría más difícil por lo escarpado y duro del hielo, el cual se vuelve tan peligroso como concreto mojado.

La luz de la mañana, la compañía de los italianos y la cercanía de alcanzar el cráter nos inyectó nuevos bríos y procedimos a hacer el ataque final, en ese punto el agua de nuestras botellas presentaba grandes cristales los cuales se aglomeraban flotando de manera curiosa y a pesar de estar a punto de congelación no la sentíamos para nada helada por el cansancio en ese punto.

Por fin llegamos al cráter y pudimos presenciar la grandeza del cono volcánico con sus formaciones caprichosas y sus arenales internos, pudimos ver el cansancio de los italianos y entonces comimos algo para proceder a coronar la cumbre. Israel nos dio las instrucciones finales y se aprestó a adelantarse, fue entonces que poco a poco, minuto a minuto la atmosfera circundante se dejó lo que permitió que a partir de entonces tuviéramos excelentes cromos de nuestro momento de disfrute en la cumbre.

Después de los abrazos de felicitación entre nosotros y con italianos nos tomamos algunas fotos, ellos se despidieron para comenzar el descenso, nosotros extasiados permanecíamos aún más. Yo comencé a buscar la cruz in memoriam de una francesa fallecida justo a un mes de mi primer ascenso, hecha de concreto y marmolina blanca, pero no puede encontrar nada, el frío y el viento se encargan de destruir cosas que los hombres pretenden imponer sobre la cima del rey, como llamo yo al Pico de Orizaba. Fue entonces que hacia el norte del volcán sobre unos nubarrones se formaba un arcoíris extraordinario, el cual era circular en vez de ser semicírculo y para mi sorpresa tenía justo en el centro una figura antropomórfica, la cual pude percatarme era yo mismo cuando extendí los brazos y se formaba una figura de ángel en éste. Fue un momento excepcional para mi, supongo que para Rodolfo también pues recuerdo escucharlo decir que este ascenso era en honor a su hermano acaecido años antes en un accidente por la imprudencia de un ebrio, de esos que tanto laceran a nuestra sociedad.

Después de estos momentos de introspección espiritual y de recargarme de energía poniéndome ombligo a tierra por unos momentos, escuché un balbuceo lejano y pensé, alguien más estará acá pronto, sin embargo no era por la ruta norte, venían ascendiendo por la cara sur. Dos regiomontanos habían emprendido su ataque por la cara sur, la cual es de menor rigor técnico por no necesitar crampones, ni piolet al no tener glaciar durante toda la ruta. Esta ruta es una buena opción para aquellos que no desean exponerse a los rigores del alpinismo sobre glaciares.

Tocaba entonces el clímax de nuestra aventura; el descenso ya sin energía restante y con todo el peso de la gravedad sobre nosotros emprendimos el descenso, tocándome a mi abrir la ruta sobre un hielo descomunal que no cedía ante mis incipientes patadas. Todo debía ser hecho en sincronía y con técnica rigurosa de lado y siempre bien separados un pie del otro para evitar los tropiezos, así como usar el piolet en todo momento pues es la única salvación en caso de caída. Me recordaba a mí mismo no he invitado a Rodolfo a morir conmigo, tengo que bajarlo con bien, esos pensamientos se hacían constantes mientras ascendíamos con una visibilidad muy escasa.

Más de una docena de veces tuve que ser reencausado para seguir la dirección correcta pues no podía ver el rumbo en ningún momento. Gracias a Dios todo salió bien, llegamos a los hombros con los pies hinchados pues ni Rodolfo ni yo contamos con botas rígidas compatibles con crampones, son botas de hiking comunes y corrientes, lo cual con las condiciones de hielo y la inclinación nos pasaron una factura elevada.

El resto de la bajada al refugio transcurrió con una charla nutrida entre Rodolfo e Israel pues yo hablaba poco por sentir náuseas intermitentes a manera que descendíamos. Adicionalmente yo estaba en desventaja, pues ya había perdido uno de mis bastones nórdicos durante el ascenso y tuve que descender sin ellos, lo cual me resultó muy demandante.

Agradecemos a Vikai Construcciones, quienes de manera altruista auspiciaron esta expedición de duranguenses dispuestos a enfrentar sus miedos y sus debilidades para llevar bien en alto el escudo de nuestra patria chica. Sin antes aceptar jubilosamente que junto con el recuerdo de nuestras familias y el favor de Dios logramos esta cumbre tan anhelada.

OTRAS NOTICIAS

Pero ahora bajo techo, Jessamyn saltará el domingo en…

Mar 2, 2018 / 8:32 am
Otra vez al mundial Por Ángel Castillo Durango, Dgo   Vía telefónica platiqu...[+]

Preparen las banderas

Sep 11, 2018 / 10:29 am
Todo listo para que arranque la Liga de Tochito Bandera Por Ángel Castillo Durango, Dgo ...[+]

Juventus y Cristiano Ronaldo inauguran la temporada del futbol…

Ago 17, 2018 / 13:07 pm
NOTIMEX VERONA- El conjunto de la Juventus de Turín y su flamante contratación, el astro ...[+]

Galería Centauros Bike

Oct 7, 2017 / 10:48 am
...[+]

Se llevó una jornada más del ciclismo infantil

Jun 20, 2018 / 11:05 am
Volaron en la pista Por Ángel Castillo Durango, Dgo   Este fin de semana se ll...[+]

Plata y bronce para Durango

May 22, 2018 / 8:23 am
Plata y bronce para Durango en el segundo día de actividades dentro de la Olimpiada Nacional 2018 A...[+]

Caen más medallas

Dic 14, 2019 / 17:08 pm
De nuevo Ricardo y una medalla para Durango en el nacional de invierno Por Ángel Castillo D...[+]

Saúl Canelo Álvarez está en su mejor momento: Mauricio…

May 8, 2019 / 7:55 am
AGENCIAS Además de la victoria contundente que logró Saúl Canelo Álvarez, el pr...[+]