Charlas

Jul 6, 2020 / 20:20 pm

Miguel Ángel Vargas
** Los narcos de ayer
****La narcopolítica y Luis Donaldo Colosio (II)
Para mediados de marzo la relación Salinas de Gortari-Colosio Murrieta era abismal. El político sonorense no aceptaba de manera alguna que desde Los Pinos se le impusieran los candidatos al Senado y a la Cámara de Diputados. El mismo Día de San José, les había dado instrucciones a su paisano Carlos Armando Biebrich y al que sería su relevo en la candidatura, Ernesto Zedillo, que le explicaran al presidente su decisión de ser él, Colosio, quien seleccionaría a los candidatos a los distritos y a las candidaturas al Senado. En las plurinominales podrían caber los recomendados de presidenciales.
Introvertido en su carácter siempre fue de pocas palabras cuando de tomar decisiones se trataba. Muy diferente a cuándo se charlaba de lo cotidiano, en donde se desdoblaba de una manera increíble a la misma Diana Laura Riojas sorprendía.
Retrocediendo unas semanas al Día de San José, vale la pena mencionar que disciplinadamente el candidato presentó ante el presidente Salinas y la dirigencia nacional del PRI, un plan de campaña que arrancaría desde el último día del año, con un mensaje con motivo del arribo del 1994 en que con su triunfo electoral, la Solidaridad se consolidaría y el bienestar de todos los mexicanos llegaría.
Salinas nunca autorizó el arranque de campaña conforme al programa que el coordinador de la campaña, Ernesto Zedillo presentó. No solamente eso, sino que el alzamiento del EZLN en Chiapas, le dio un giro de 180 grados a la política electoral. El “levantamiento” fue el centro de la noticia internacional y ese fue el pretexto para que le “sugiriera” que no arrancara campaña porque se perdería la nota en medio de todo el escándalo mediático internacional de los zapatistas.
Días después de iniciado el 1994, Manuel Camacho Solís deja la Cancillería para asumir la Coordinación para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, como una respuesta al EZLN que pedía como mediadores para el dialogo con el gobierno salinista, la participación de Rigoberta Menchú, del Obispo de Chiapas, Samuel Ruíz y del periodista Julio Scherer García, director de Proceso.
La designación de Camacho Solís fue más importante por la colocación que asumía como posible relevo del candidato presidencial priísta, que por la función que desarrollaría. De los presidenciales, solamente él y Zedillo, estaban en esa posición.
Esa posición privilegiada de Manuel Camacho Solís, aunada al escándalo que armó cuando Sipo que Colosio sería el candidato, despertó una y mil especulaciones, lo que obligó a Salinas a pronunciar aquella célebre frase ante empresarios mexicanos: “No se hagan bolas, ya hay un candidato a la Presidencia de la República”.
A mediados de mes, en un acto más seco que la huasteca potosina, lugar donde se celebró el mediocre acto de arranque de campaña, desde alguna oficina de la Presidencia de la República, pidieron los medios que para no interferir en la tarea de pacificación de Chiapas, la nota del inicio de campaña de Colosio, fuera relativamente “escondida”.
A finales de enero, Colosio estuvo por vez primera como abanderado priísta en el estado de Durango, en donde visitó Gómez Palacio, Lerdo, Cuencamé, Guadalupe Victoria y la capital de la entidad. Gira definitivamente importante para el dirigente estatal priista, Ismael Hernández Deras, quien lo acompañó toda la gira, pero especialmente en el tramo entre Victoria y la ciudad de Durango, en donde, conduciendo el candidato a la Presidencia, solo iban en la Cherokee blanca, Ismael y el General Domiro García.
Tras el mitin celebrado en la explanada de la Soriana centro, Colosio sostuvo una reunión con directores de medios de comunicación. Quizá la intervención más destacada en esa conversación de intercambio de opiniones, fue la de Juan Nava Stenner, director de La Voz de Durango, quien le hizo ver que era único su afán de acercarse a la gente y que sin lugar a dudas eso le ganaba una simpatía similar a la que tuvo en campaña y en su gestión, el carismático Adolfo López Mateos.
Seguro que en ese momento le vino a la memoria el momento en que como premio a mejor alumno de su sexto grado de primaria en su natal Magdalena, en el estado de Sonora, de propia mano del presidente López Mateos, recibió su reconocimiento en el patio central del Palacio Nacional. El duranguense Juan Estrada, debe recordar también ese evento, en donde él recibió Reconocimiento similar.
Juan Nava Stenner, agregó que ese afán de acercarse a la gente, ponía en riesgo su vida y le recomendó no confiarse tanto y hacer caso a las indicaciones de seguridad del Estado Mayor Presidencial.
Todo esto fui pensando los aproximadamente 25 kilómetros entre el Hotel Casablanca y la Villa Olímpica.
Me dio mucho gusto saludar en la oficina de Durazo Montaño a Angélica Luna Parra con quien conviví mucho tiempo en mi paso por la Subdirección de Difusión Presidencial y ella en la Subsecretaría de Programación y Desarrollo colaborando con Alejandro Carrillo Castro.
Para esa hora, Colosio ya estaba en camino del aeropuerto a sus oficinas en Villa Olímpica.
La platica con el secretario particular, fue mínima, y me colocaron en la antesala de la oficina del candidato a la que se llegaba tras pasar el despacho del General Domiro García.
En esa espera, un par de conocidos de toda mi confianza, me platicaron que por tercera vez los capos del cártel de Juárez, habían interceptado el vehículo del candidato creyendo que viajaba ahí e sonorense, y le tocó a Angélica Luna Parra, llevarse el susto de su vida pues obligar al conductor a detener la marcha se acercaron hasta donde viajaba el (la) único pasajero, que justamente era Luna Parra, a quien intentaron dejar un “veliz” lleno, aparentemente lleno de “lechugas”.
Los enviados del mencionado cartel en cuanto corroboraron que no iba Colosio, retiraron el veliz, y se fueron por su camino.
Finalmente me invitaron a pasar a la pequeña oficina de Domiro García, en donde la plática versó sobre la insistencia del candidato de no acatar las indicaciones de seguridad mínimas que le marcaba el EMP. Me pidió que de ser posible, le comentara lo que en Durango se le dijo: hacer caso a las indicaciones de seguridad del estado Mayor Presidencial.
Si alcancé a decírselo, pero con muchas reservas porque siempre estuvieron presentes en la plática Ernesto Zedillo y Carlos Armando Biebrich
Ni fue sino hasta los últimos diez minutos de esta conversación en que hubo oportunidad diversos temas de los cual puedo destacar la situación política que prevalecía en Durango con el gobierno del licenciado Maximiliano Silerio Esparza; la situación del cártel de Juárez que buscaba no solo acercarse sino además financiar parte de su campaña; y otro temas que días antes me pidió don Jesús Blancornelas, director del semanario ZETA y fue este el que más le llamó la atención pero que en respeto al tiempo y a la necesidad de que se fuera a descansar, le pedí que el siguiente sábado, siguiéramos con más detenimiento y me atreví a proponerle recibiera también al periodista potosino radicado en Tijuana.
A contraparte el abanderado priísta me propuso que me regresara a Durango hasta el lunes o martes, finalmente el lunes (21 de marzo) era inhábil. Le expliqué que el miércoles 23 cumplía sus 15 años mi hija Bárbara y aunque no habría gran festejo, si tendría una reunión con sus amigos en nuestro domicilio particular.
Me pidió que lo pensara y me pusiera de acuerdo con Liébano Sáenz que jugaba el rol de comunicación social de la campaña.
Recuerdo bien que me preguntó cómo me trataba en lo comercial el gobernador Silerio Esparza, a lo que contesté que el mandatario muy bien pero su jefe de prensa, Ricardo López Pescador, desobedeció a su jefe y nos autorizó una bicoca de convenio más bajo que si se tratara de una publicación mensual, no considerando que siempre fuimos un periódico diario.
Ahí le pidió a Liébano Sáenz, quien luego se convirtió en el Secretario Particular de Zedillo, que el próximo sábado elaboráramos un convenio para difundir las actividades de campaña en Contexto de Durango.
Curiosamente me comentó ya al final de la plática me el ex gobernador de Durango, José Ramírez Gamero, pudiera ser sucesor de don Fidel Velázquez Sánchez, quien le heredó la CTM al dirigente de los electricistas, Leonado Rodríguez Alcaine.
Apenas llegué al hotel Casablanca, me atreví a llamarle a don Jesús para comentarle que Colosio si le interesaba platicar con él.
Don Jesús que tenía un gran pulso político nacional, me comentó que prefería verlo en México y no en Tijuana, en donde por cierto va a acudir un lugar extremadamente raro y peligros, Lomas Taurinas.
“Prefiero que nos reunamos con él allá en el Distrito Federal”, me dijo el reconocido periodista como si presintiera que algo pudiera suceder el miércoles 23 de marzo durante su estancia en la fronteriza Tijuana.

(CONTINUARÁ)

OTRAS NOTICIAS

Nudo gordiano – Temor en Aguascalientes

Feb 28, 2019 / 7:51 am
Yuriria Sierra Un estado territorialmente pequeño con niveles de inseguridad enormes Hace...[+]

Charlas

Abr 7, 2018 / 9:34 am
Miguel Ángel Vargas Quiñones Deporte y Diálogo El jueves por la tarde se celebró lo que consi...[+]

Polvaredas de La Laguna

Abr 16, 2020 / 19:26 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado Respeto a las Garantías Constitucionales y Derechos Humanos: Adriá...[+]

Índice Político

Mar 22, 2017 / 19:01 pm
    Francisco Rodríguez Osorio Chong cree haber oído las Palabras Mayores Cuando...[+]

En aumento el trabajo informal en México

Ago 18, 2017 / 10:54 am
Por: Carlos Ariel Arizmendi aariel22@gmailcom La informalidad laboral en nuestro país va ...[+]

Grito y estilo de gobernar

Sep 18, 2019 / 12:47 pm
Eduardo Ibarra Aguirre La fiesta cívica por excelencia para los mexicanos es la del Grito de Ind...[+]

Polvaredas de La Laguna

Mar 2, 2018 / 13:06 pm
Inició el primer encuentro regional de Educación Básica Oscar García Barrón en primer lugar ...[+]

Maletas – Por César Moheno

Sep 26, 2017 / 12:23 pm
Apenas se iniciaba la tarde y un sonido nuevo comenzó a habitar las calles de la Ciudad de Méx...[+]