El “hubiera” en la tragedia

Jul 30, 2020 / 11:37 am

Instagram: @galy,24

La muerte y las tragedias, paradójicamente, son parte de la vida. Vivimos viéndolas, escuchándolas, leyéndolas y encontrándolas en el hogar, con los amigos y conocidos. Podemos decir que siempre están presentes y ahora incluso más: 44 mil muertos por COVID, cuatro muertos por Hanna y nos faltan Adilene y su hija de diez años. Encontrar estas cifras y notas no me tomó más de unos minutos; lo que sí me tuvo un rato más pegada a la pantalla fue la cantidad de comentarios en las publicaciones y aún más que eso, el mensaje de estos.

Las redes sociales nos han vuelto Dios y si bien nos dan la posibilidad de tener la revolución en la mano, nos blindan a la hora de lanzar balas sin objetivo fijo; si cumplí con la cuarentena (gozando el privilegio de no tener que salir a trabajar) culpo a las personas que salieron por necesidad o por gusto de las muertes de miles de mexicanos. Si en cambio salí a Mazatlán como si no estuviéramos en plena pandemia, culpo al gobierno y a los doctores. Reparto culpas porque yo todo lo sé y hubiera podido evitarlo y dejo de lado la verdadera tragedia: una muerte. Porque, mi estimado lector, las cifras tienen personas llorándoles la partida.

Quizás por mis ideologías la nota que más me llenó de coraje fue la de Adilene y su pequeña hija de diez años; dos mujeres que radicaban en Lerdo y fueron víctimas de feminicidio el pasado fin de semana. La tragedia es el asesinato y el dolor de la madre y abuela que le llora a sus muertas. La culpa es de su asesino; un hombre que se creyó con el derecho de arrebatar dos vidas antes de tratar de acabar con la suya. Pero si usted entra a Facebook y lee la nota, se dará cuenta de que la madre perfecta sentada en la comodidad de su cuarto comentó que es culpa de Adilene por no fijarse en quien mete a su casa; o leerá los comentarios del ciudadano perfecto y empático afirmando que es culpa de los vecinos por no haber escuchado nada.

La necesidad de proyectarnos, de opinar y de mostrarnos como la voz de la razón, nos han vuelto insensibles. ¿Qué pasó? quizás fue la cotidianeidad de la violencia y el bombardeo del amarillismo y las notas rojas. Nos volvimos ajenos a cualquier dolor que no sea el propio y eso nos hizo creer que tenemos la verdad en la boca; aunque no existe verdad absoluta más que la muerte. Nos hemos vuelto tan insensibles como para hundir a quien ya tiene el agua abajo del labio en lugar de levantarlo un poco.

Como sociedad necesitamos la empatía suficiente para entender que no podemos traer de la muerte a una sola de las víctimas de COVID, de Hanna, de los feminicidios o de cualquier otra tragedia con nuestros “yo hubiera”, pero si podemos ayudar con el duelo y la recuperación a quien lo necesite.

OTRAS NOTICIAS

*Propone Salum campañas más cortas

Mar 19, 2017 / 17:20 pm
Polvaredas de La Laguna Por Pascual Alvarado Maldonado Participa el Instituto de Investigacion...[+]

Acta Pública

Abr 24, 2017 / 16:12 pm
  Claudia Rodríguez   ¿Tras el voto de los trabajadores   Tiempo de campaña...[+]

El nuevo álbum del grupo Help se escucha  mejor…

Jun 13, 2017 / 16:49 pm
El Submarino Amarillo Por Geraldo Rosales Si la familia es la base de la sociedad, los Beatles...[+]

Del sí de AMLO al no de Videgaray

Abr 10, 2017 / 20:01 pm
Mejor vamos a rejuvenecer juntos Florestán Argonméxico / Cada vez que Luis Videgaray va a Washing...[+]

Peña Nieto es la antítesis de Benito Juárez

Mar 21, 2017 / 20:12 pm
ÍNDICE POLÍTICO FRANCISCO RODRÍGUEZ     Este 21 de marzo nada es más important...[+]

Polvaderas de La Laguna – AMLO, único Presidente de…

Ene 11, 2019 / 8:19 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Sembrando Vida AMLO, único Presidente de México La UJED l...[+]

Empleo, Seguro Social y OCDE

Nov 17, 2017 / 10:53 am
Utopía Eduardo Ibarra Aguirre   Mientras Mikel Arriola jura que la viabilidad del...[+]

Utopía – Apagones para derrocar

Mar 27, 2019 / 8:16 am
Eduardo Ibarra Aguirre Apenas el 21 de marzo, el Consejo de Derechos Humanos de la Organiz...[+]