Esas no son maneras

Ago 5, 2020 / 20:34 pm

Galilea Olivares Guzmán
Durante el 2019 en México se registraron mil diez feminicidios y ni hablar de injusticias poco menos escandalosas, como la violencia de género y las violaciones. El ocho de marzo de este año las mujeres salieron a manifestarse en la calle, salieron a contar las historias que nuestras muertas no pueden y a reclamar justicia para ellas, salieron a querer decidir sobre su cuerpo y a exigir equidad; porque no, por más que se grite a los cuatro vientos que el machismo y la misoginia han quedado en el pasado, sabemos que no es verdad.
El día del paro a México le pudo más una pared rayada que miles de madres con carteles buscando desesperadamente a sus hijas; los mexicanos nos indignamos más por unos pechos al descubierto que por una mujer violada y semienterrada peor que animal. “Esas no son maneras” dijeron hombres y, tristemente, mujeres en redes sociales. Pero, entonces ¿cuál es la manera de exigir justicia?
En este país soy “feminazi” “atea” “hija del diablo” “hereje” por exigir mi derecho a la vida no a sobrevivir. En este país hay maneras para “arreglar” una muerte, una violación, un secuestro… hay maneras para ir y pedir que no violen y maten a mis hermanas por llevar una falda corta, pero no hay otra manera más aplaudible para castigar a un ladrón que golpeándolo dentro de una combi y aventarlo desnudo a la carretera. Y es que claro, el tipo se quiso llevar los teléfonos y el dinero que con tanto esfuerzo (más en esta pandemia) la gente gana; es entendible que México este harto de perder lo poco o mucho que tiene en un abrir y cerrar de ojos.
Pero, entonces ¿cuál es la diferencia entre estas dos situaciones? ¿qué hace a una tan diferente de la otra en cuánto a la aceptación social? “No hay comparación” he leído cuando perfiles de Facebook que repudiaban las marchas feministas y ahora aplauden el castigo al ladrón, se defienden ante la doble moral que se les imputa. ¿La diferencia? mujeres peleando por algo justo y hombres peleando por algo justo.
Y de cierta manera estoy de acuerdo: esos hombres, desgraciadamente, estuvieron en el lugar equivocado y a la hora equivocada; fueron victimas de otro hombre que por suerte solo se interesaba por lo material. Entonces, aquí la diferencia radica en que las mujeres no somos victimas del lugar y hora equivocados, si no del machismo y la misoginia arraigados en la cultura mexicana.
Como vengo diciendo desde hace algunas columnas, la empatía es crucial y necesaria: yo no golpearía a quien me intente robar, pero entiendo el cansancio y la sed de justicia de quien lo hizo; lo mismo debería pasar al revés.

OTRAS NOTICIAS

Acta Pública – El horror se cocinó en Tlahuelilpan

Ene 22, 2019 / 7:53 am
Claudia Rodríguez La fatalidad tocó a Tlahuelilpan, Hidalgo, el fin de semana anterior, y...[+]

Nudo gordiano – Venezuela: carambola y dominó

Ene 31, 2019 / 8:19 am
Yuriria Sierra Hoy inicia una nueva jornada de movilizaciones en Venezuela, convocada por ...[+]

La inmaculada percepción – Yo no fui, fue el…

May 20, 2019 / 10:54 am
VIANEY ESQUINCA ¿Cuánto le dura a un gobernante la facultad de culpar al pasado Errar es ...[+]

Bitácora del director – Cuando el ejemplo no es…

Ene 15, 2019 / 8:01 am
Pascal Beltrán del Río San Antonio Detiña es un pueblo de dos mil 400 habitantes, ubicado ...[+]

Por la espiral – México: democracia a madurar

May 28, 2018 / 8:15 am
Claudia Luna Palencia @claudialunapale Al respecto del inminente proceso electoral del 1 de julio ...[+]

Palabra de Mujer – ¿Quo vadis Veracruz?

Jun 18, 2019 / 8:53 am
Por Billie J Parker La pregunta no es infecunda Veracruz se cae a pedazos y déjenme les di...[+]

Polvaredas de La Laguna

Jul 2, 2021 / 20:26 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado JRAT asistió a toma de protesta de nuevo comandante de la III Regi...[+]

Acta Pública – Otra ruta al cementerio nacional

Ago 22, 2018 / 8:33 am
Claudia Rodríguez La Comisión Permanente, la misma que se compone de 19 diputados y 18 senadores,...[+]