Liberando la mirada sobre las Redes Sociales

Jul 27, 2020 / 10:29 am

Rocío Itzel Mejía García

Es un hecho que la vida se ha transformado, progresado, para gusto o disgusto de cada uno y para su propio bien o mal; Trayendo facilidad de comunicación, educación, interacción, nuevas responsabilidades, formas de consumo y cuidados(protecciones), beneficios, protocolos y procesos para adquirir servicios y contacto con el mundo que nos rodea, incluso más allá de nuestras fronteras.

La adaptabilidad es un factor que juega un rol primordial al hablar de esta nueva realidad virtual y el proceso de cada individuo al formar parte de las comunidades, pero aún más importante (y a veces se nos olvida) es la capacidad de Análisis y la toma de Decisiones Propias.

Hemos pasado a ver a través de la vida y no a vivirla, por el filtro que nos limita un exhibidor: las redes sociales,  un medio por el cual diluimos la vida (nuestra vida), la cortamos, la manipulamos a nuestro antojo, para vernos como deseamos y que nos vean como queremos. Es una oposición a las vivencias significativas, pero también son sus memorias; las memorias que se quedan de por vida en el servidor de cada red social y que nos recuerdan lo que hicimos, vimos, vivimos, aborrecimos o extrañamos (que sin ellos podríamos borrar fácilmente el recuerdo). Sin duda, son un ejercicio ambivalente; por un lado son  una plataforma donde es más fácil el acceso a cientos de conexiones que facilitan la comunicación y el conocimiento del mundo, que abren puertas donde la distancia interfería; pero por el otro lado es un objeto que obstaculiza las experiencias, un medio, que no se le da la importancia que debería, es un ciclo sin fin de manipulaciones inconscientes, de consumismo, de un constante juicio social, una búsqueda de la felicidad a través de las imitaciones. Una red como lo dice su palabra, que no nos deja escapar, que nos hace buscar cierto estilo de vida, ser como ciertas personas, nos hace vivir en las mentiras, aspirar a ellas; es la inhibición de los demás sentidos, es el desapego de los más cercanos y en el apego a los lejanos. Se han convertido en nuestra carta de presentación, esto limita nuestra manera de ser: el contener actos cotidianos que no podemos exhibir por el temor a ser juzgados, vistos. También son un amplificador, la voz que se escucha, el clamor de las injusticias, la mano que ayuda. Mucho se ha hablado de las redes sociales, de sus beneficios y de sus contrariedades, que lo obvio sale sobrando.

Y digo, no es que las redes sociales estén bien o mal, al final la vida se tenía también que adaptar a ellas en todos sus sentidos (trabajo, publicidad, servicios, arte, creatividad, ocio, alimento, grupos, edades, etc..) como una permutación, una mudanza, ampliación(que nunca termina de crecer); sin embargo, lo que me pone a pensar es, en la capacidad intelectual de los que habitamos ahí, la libertad con la que pasamos a ser parte de ciertas cosas y ése el punto primordial en esta columna. La reflexión en la plena conciencia de si ¿nosotros consumimos las redes sociales o ellas nos consumen? y esta reflexión es personal.

Con el paso de los años las generaciones venideras serán inherentes a la vida que conlleva la conectividad social, por ejemplo: la generación silenciosa (las personas adultas de 75 años o más), según la Oficina de Comunicaciones (OFCOM) dice que se ha incrementado su uso de redes de un 19% a un 41% desde hace un año. El 60% de los Baby Boomers pasan tiempo leyendo blogs y artículos en línea como fuente de información. La Generación X hace uso de Facebook, Pinterest, Whatsapp, Facebook Messenger, Twitter, además de comunicarse con empresas a través de teléfono e e-mail. Para los millenials  y centenials su red social favorita es Instagram donde muestran sus aspiraciones personales, además de estar inmersos en las demás: en  Twitter, reciben las noticias; y en Facebook, obtienen información(además de Snapchat, Twitch, Tinder, Tiktok, donde encuentran entretenimiento de diferente índole, entre otras); Y  la nueva generación Alfa, que a pesar de ser muy pequeños en edad (de 3 a 12 años), son capaces de navegar por las aplicaciones y encontrar videos que les gustan sin necesidad de saber leer; incluso, Amazon tiene una aplicación llamada “Free Time” que ofrece contenido especial para sus más de 10 millones de usuarios, donde encuentran libros, videos, aplicaciones educativas y juegos. Para ellos la pregunta continúa, ¿serán mejores operadores de la vida virtual al nacer en ella, de lo que nosotros lo fuimos o tendremos que ayudarlos a identificar y separar lo que a nosotros también nos es difícil? nuestra libertad.

OTRAS NOTICIAS

Bitácora del director – Colegio Rébsamen: aplacar la crítica…

Feb 17, 2018 / 13:37 pm
Pascal Beltrán del Río El próximo lunes se cumplirán cinco meses del sismo del 19 de septiem...[+]

Polvaredas de La Laguna

Jun 3, 2017 / 19:02 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado Proceso electoral del 4 de junio se lleve en paz Y como n...[+]

El espejo del sismo

Sep 11, 2017 / 15:43 pm
ACTA PÚBLICA Claudia Rodríguez Las consecuencias del sismo nos reflejan justo lo que somos y...[+]

Gobernador Aispuro con más obras para el Estado de…

Ene 17, 2018 / 11:20 am
Polvaderas de La Laguna Por Pascual Alvarado Maldonado Gobernador Aispuro con más obras p...[+]

Mujeres y legítima defensa

Jul 1, 2017 / 17:28 pm
NUDO GORDIANO Por Yuriria Sierra Hace unos meses, en noviembre de 2016, tres mujeres de Aguasc...[+]

Acta Pública

May 9, 2018 / 8:20 am
Claudia Rodríguez ¿Violentómetro electoral En el 2009, estudiantes del Instituto Politécnico...[+]

Acta Pública

Mar 8, 2017 / 16:29 pm
  Claudia Rodríguez   Una más de nuestro malinchismo   A mi correo elect...[+]

¡DE HIT!

Feb 10, 2020 / 22:03 pm
Por Luis Serrano GENERALES DE DURANGO RESPIRA AIRE FRESCO Uno de los deportes más arraigados en n...[+]