MUERTO POR CORONAVIRUS

Mar 24, 2020 / 19:08 pm

Por Enrique Torres Cabral
Cuento Patrocinado por el jefe Gabino Martínez hace 10 años con motivo de la influenza de entonces, y modificado bajo el programa de “Quédate en Casa”

CUENTO

Aquí estoy bajo una tumba, completamente muerto por culpa del Coronavirus o por andar de hablador.

Yo siempre dije que ese mal no existía, que era obra de los gobiernos del mundo capitalista para que los pobres no se levantaran contra ellos. Y nada, que aquí estoy en un cajón junto a mi cuerpo.

A veces salgo, pero no puedo ir muy lejos, si acaso un poco más acá de la puerta del Panteón El Sabino, y me siento como cuando en vida me salía de mi cuerpo y volaba más allá del techo, hasta las nubes, atado a un cordón de plata, tal como me lo enseñó el jefe Cirilo Lobsang Rampa en 1960. Todavía tengo instalados en mi pobre y deteriorado cerebro los viejos archiveros con los viejos cajoncitos que guardan toda la información polillenta que no puedo sacudir.

Ahora es diferente, no hay cordón, no hay vuelo, y siempre regreso al punto de partida; de día o de noche, me detengo, al salir y al volver, frente a mi lápida que dice “Muerto por Coronavirus”, leo los nombres de mi madre y el mío, porque aquí estamos los dos, no, no estamos los dos, aquí están nuestros cuerpos, pero ella ya no está, no estaba cuando yo llegué, ya se había ido y solamente quedó su cuerpo vacío, como una cosa; por eso la tumba es solo mía, como antes la calle, sigo estando solo. Estoy tan solo en mi muerte como lo estuve en mi vida. Ahora no sé por qué estoy solo, ya que siempre creí que los muertos hacían tertulias en los panteones, pero no, no hay nadie sino sólo yo, aunque a veces, allá cada y no sé, advierto la presencia de uno que otro muerto entre las tumbas, pero no hay comunicación. En vida tampoco tuve comunicación con nadie, pero allá fue culpa mía, porque siempre había gente, de cerca y de lejos, y me tendían la mano y me hablaban, se comunicaban conmigo, pero yo no respondía, no sabía o no quería, me quedaba solo con mis frustraciones las veinticuatro horas de cada día, y sólo me manifestaba en el mundo protestando contra todo y contra todos.

Por eso me siento mal, porque en los últimos días de mi vida protesté contra todos los gobiernos por haber inventado el Coronavirus, y vine a caer muerto por ella. Hasta en eso fracasé, me equivoqué con mi última protesta, pero nada más en esa, porque en lo demás acerté, porque siempre dije que la culpa de que los pobres fueran pobres, era de los gobiernos y de los ricos, así lo dije cuando era niño y vendía lotería en las cantinas en los años cincuenta, así lo dije cuando era joven y protestaba en las marchas por las calles de Torreón con el líder socialista Arturo Orona contra Estados Unidos por su intervención en Viet Nam.

A veces pienso que yo tuve razón también la última vez, que el Coronavirus no existió, pero eso hace más grande mi derrota, y agiganta el triunfo de los gobiernos frente a mi protesta de anarquista. Este es el infierno, mi infierno, pensar que el gobierno me mató para callar mi grito, y para alzarse triunfante declarando al mundo que el Coronavirus sí existe y que hay que prepararse contra contra él (y aprovecharlo de pretexto como con la Influenza, para robarse los presupuestos de los pueblos con contratos amañados para embolsarse el dinero de los pobres de México y del Nundo. “Arriba los pobres del mundo / de pie los esclavos sin pan”) y que no hay que hacer como los incrédulos que protestan contra el gobierno y no se cuidan en su salud y mueren frente a una enfermedad que es atacada por ellos, por los gobiernos, para salvar al pueblo.
pero me volví a equivocar. Volví a fracasar. No me cuidé y me atacó y me venció El Coronavirus. Sí existía, si existe el hijo de la chingada y aquí estoy, muerto por Coronavirus, por no haberme quedado en casa. Por no cuidarme. Si seré pendejo.

Pero de una cosa sí estoy seguro, AMLO no hará los viles negocios millonarios que hicieron los gobernantes y sus cómplices civiles (Sí, viles) cuando nos atacó la Influenza,

¡Qué mala suerte! Muerto por Coronavirus, por no hacer caso. Ya nomás falta que llegue el panteonero y me regañe diciéndome: “Cuídese, no salga. quédese en su tumba”

¡Chingada madre!

OTRAS NOTICIAS

Calidad de Vida en Durango mejorará con políticas del…

Jun 17, 2019 / 17:00 pm
· “Reconocemos que el Presidente dé prioridad a mejorar la calidad del agua y a la conclusión ...[+]

Polvaderas de La Laguna

Nov 15, 2019 / 21:18 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado Los maestros agentes activos de la Nueva Escuela Mexicana Busca...[+]

Polvaredas de La Laguna por Pascual Alvarado Maldonado

Jul 24, 2017 / 16:20 pm
El gobierno estatal entregando apoyos al campo Saldarán chispas Develan busto del general Francis...[+]

FRENTES POLÍTICOS

Nov 18, 2017 / 10:27 am
I Ya van de gane Con el voto dividido del PAN y con el apoyo de algunos legisladores independientes,...[+]

DEPORTADOS

Mar 16, 2017 / 0:33 am
EL CAFECITO Con Adriana Heredia   La amenaza del Presidente de los Estados Unidos de A...[+]

Polvaderas de La Laguna – Se suma Congreso a…

Nov 13, 2019 / 8:32 am
Por Pascual Alvarado  Maldonado Se suma Congreso a la Kermesse para Todos 2019  El CIID...[+]

Polvaderas de La Laguna

Jun 20, 2018 / 12:04 pm
Por Pascual Alvarado Maldona Participan académicos de FACSA en Cátedra de CUMEX  En la ...[+]

Índice Político

Ene 4, 2019 / 10:07 am
FRANCISCO RODRÍGUEZ La sentencia popular: el que perdona, pierde En todos los rincones del pl...[+]