Nudo gordiano – Tanta sangre, tantos muertos

Feb 17, 2018 / 13:55 pm


Yuriria Sierra

Seguramente usted conoce a alguien a quien ya no le guste andar en carretera por las noches. O haya escuchado el relato de quien ha dejado de ir a “x” o “y” lugar por el peligro que representa la zona. O sepa de familiares o amigos que modifican su destino para descansar. O quienes han dejado de ver a su familia porque ellos mismos prefieren no poner en riesgo a quien desea visitarlos.

Hace unos meses unos amigos vacacionaron en Ixtapa. Rentaron un Airbnb. La casa, muy bien, aunque retirada del centro turístico, cómoda y con las amenidades prometidas. Pero me cuentan que por la noche era peligroso salir. Las calles vacías. Cuando tuvieron el arrojo de ir a un bar notaron la nutrida presencia policiaca. Un operativo que en segundos mudó a balacera. En otro episodio, aquí en la CDMX, hace un par de semanas, durante una cena en casa de unos amigos, que se prolongó hasta pasada la medianoche, de pronto, entre las risas, escuchamos una detonación, un estruendo. Un disparo, coincidimos todos. El portero del edificio no supo qué había ocurrido, pero también escuchó y dijo: “fue un balazo”. Estábamos en la zona poniente de la ciudad. Me gustaría decir que fue la primera vez que escuchaba algo así en una zona residencial, pero no. Y tampoco soy la única que ha experimentado esto. No en la ciudad y mucho menos en el país.

Seguramente usted conoce a alguien a quien ya no le guste andar en carretera por las noches. O haya escuchado el relato de quien ha dejado de ir a “x” o “y” lugar por el peligro que representa la zona. O sepa de familiares o amigos que modifican su destino para descansar. O quienes han dejado de ver a su familia porque ellos mismos prefieren no poner en riesgo a quien desea visitarlos.

No es justo. Pero tampoco nuestra responsabilidad. Los culpables de este miedo no son demonios mentales. Son estos otros que se forman de la inacción de las autoridades y el alcance que hoy tiene la violencia de los grupos del crimen organizado y el cruce de aquellos que cometen delitos del fuero común. A la inseguridad provocada por los asaltos y secuestros, se le suma el terror que provocan los crímenes que son capaces de cometer por una plaza o un ajuste de cuentas.

Así fue el cierre de la emisión de Imagen Noticias de ayer: “En las últimas 24 horas, al menos 26 personas han sido asesinadas en el país: en Oaxaca, siete; Veracruz, cuatro; Guerrero, tres; Nayarit, tres; Sinaloa, tres; Michoacán, dos; Jalisco, dos; Morelos, uno; Guanajuato…”. Es doloroso leerlo, tanto como decirlo. El hueco en el estómago sigue presente, no nos hemos acostumbrado a esto. Y no ha sucedido, a pesar de que cifras como ésta se han vuelto cada vez más recurrentes.

El último fin de semana de enero contamos 25 asesinatos. Nueve de ellos en San Nicolás de los Garza, Nuevo León. Esto, mientras su gobernador está en licencia para ir en busca de su registro como candidato independiente. Otros nueve murieron en Ciudad Juárez. Otros cuatro en Tamaulipas, donde en las últimas tres semanas, los bloqueos y enfrentamientos entre autoridades y criminales han tenido en vilo a los habitantes de ciudades como Reynosa.

Un fin de semana antes, tan sólo en Colima y Sinaloa se registraron 26 homicidios. Siete días previos, el saldo fue de 26 personas asesinadas sólo en Guerrero y Guanajuato. Y sólo en 24 horas. La mayoría de ellas, 19, en el estado del Bajío. Tal vez el primer fin de semana del año resultó augurio de lo que seguiríamos contando. Y es que, entre el 5 y el 7 de enero, 32 personas murieron en Chihuahua; 11 en Guerrero; siete en Baja California; seis en Morelos, dos de ellos niños; seis en Colima, que ostenta el municipio más violento del país, Tecomán; cinco en Zacatecas; cinco en Veracruz; cuatro en Guanajuato, dos menores; tres en Coahuila; dos en Querétaro, y otros dos en Oaxaca. En total, fueron 80 asesinatos.

 

Ayer escribimos sobre la violencia en Estados Unidos. Idiosincracia distinta, aunque con mismos resultados: sangre derramada a causa de los demonios que se forman, repito, por la inacción de las autoridades y el alcance de la violencia de los criminales. En nuestro país vecino poco se ha hecho para modificar la ley que permite el fácil acceso a las armas. En México poco se hace para que el combate al crimen sea una estrategia que ataque muchos frentes. Le tienen pánico al debate de la legalización. Aunque seguro no tanto como el de los mexicanos que viven en territorios altamente peligrosos. Y mientras eso sucede, es la sangre de inocentes la que se derrama. Y esa tanta sangre, esos tantos muertos, están destruyendo a una velocidad cada vez más agobiante la médula social de este país…

OTRAS NOTICIAS

POR LA ESPIRAL -Trump un poco menos fantoche en…

Ene 29, 2018 / 11:33 am
Claudia Luna Palencia @claudialunapale           Va para el medio siglo de celebraciones co...[+]

Los olvidados de las campañas políticas

Abr 18, 2017 / 22:57 pm
ACTA PÚBLICA Claudia Rodríguez     Es indiscutible que previo y dura...[+]

Índice político – AMLO está dilapidando el poder acumulado…

Ago 9, 2019 / 12:12 pm
Por Francisco Rodríguez La inmensa mayoría de los mexicanos, dotados de una agudeza políti...[+]

Vacío de poder en el peñato catapultará el cambio

Ene 19, 2018 / 8:28 am
ÍNDICE POLÍTICO FRANCISCO RODRÍGUEZ El mexicano no sólo se ha hecho la idea de que las cos...[+]

Con Elementos Reciclados, Politécnicos Recrean Funcionamiento de Motores

Mar 9, 2017 / 18:43 pm
Por Mario Iván B Ruiz/Argonmexico                                          ...[+]

NXIVM: Emiliano Salinas, ¿a una institución mental en Cuba?

Jun 24, 2019 / 17:39 pm
Hace algunos años, Carlos Salinas de Gortari fue interrogado sobre su huida a Cuba, luego de s...[+]

Utopía – Resistencia en la partidocracia

Jul 20, 2018 / 10:50 am
Eduardo Ibarra Aguirre Los resultados del primer domingo de julio que arrojaron la mayor cantidad d...[+]

Polvaredas de La Laguna

Dic 28, 2018 / 11:10 am
Por Pascual Alvarado Maldonado JRAT mantiene contacto directo con la ciudadanía Construyendo puen...[+]