Por la espiral – China y Japón, ¿amigos?

Nov 2, 2018 / 8:25 am

Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

Si algo ha hecho posible la asunción de Donald Trump a la Casa Blanca es que hasta los polos opuestos en la geopolítica actual empiezan a buscar alianzas y nuevos canales de entendimiento, a manera de desmarcarse, respecto del discurso incendiario que pretende desmontar el multilateralismo.

Hasta la canciller germana Angela Merkel se ha acercado por conveniencia a su homólogo ruso Vladimir Putin; las dos Coreas, viejas antagonistas desde 1953, trabajan por un acuerdo de paz y de vinculación; Israel por vez primera desde que se creó como Estado ha buscado un acercamiento con Omán (país que no lo reconoce como tal) en aras de encontrar un punto de entendimiento para la paz en Medio Oriente; y lo inimaginable también ha sucedido con el más reciente acercamiento bilateral de comercio e inversiones entre Japón y China.

Al menos en apariencia ha quedado atrás el distante encuentro en 2014 entre el presidente chino Xi Jinping y el primer ministro japonés Shinzo Abe durante la Cumbre de la APEC; en el photocall del evento que tuvo como sede Pekín, el apretón de manos entre ambos mandatarios si bien fue cortés no dejó de ser distante e impostado.

En la APEC, los dos convinieron en trabajar por reforzar y relanzar sus relaciones bilaterales…. hasta ese momento sin mucha prisa; pero Trump ha cambiado el ritmo de los tiempos en parte por las sanciones de 250 mil millones de dólares impuestas a 6 mil 213 artículos y mercancías importadas desde China.

Hace unos días, el presidente Abe fue recibido con honores en una visita oficial en Pekín… hacía siete años que ningún otro líder de su país había acudido a China, y llevaban años esquivándose. “Quiero comenzar una nueva era para Japón y China con el señor Xi”, dijo ante la prensa.

Para su anfitrión es una oportunidad “para no amenazarse ni agredirse” y fundamentalmente para “mantener una relación entre China y Japón estable a largo plazo, algo que beneficiará también a la estabilidad de la región”.

Bajo ese marco acordaron: 1) Mejorar la cooperación en financiación, innovación o propiedad intelectual; 2) coadyuvar a la desnuclearización de la Península de Corea; 3) avanzar en proyectos de infraestructura; 4) fueron signados 500 acuerdos entre empresas chinas y niponas; y 5) recuperación del mercado cambiario de divisas entre ambas naciones.

A COLACIÓN

Este es el relato en carne viva de cuando David se enfrentó a Goliat y terminó conquistándolo y ocupándolo a lo largo de 14 años desde 1931 hasta 1945.

Además es la prueba de que en una guerra no siempre gana el que tiene mayor población ni mucho mayor territorio: Japón es tan pequeño que su territorio cabría veinticinco veces en China, no obstante, ni su extensión geográfica ni su densidad demográfica fueron óbice para dominar –contra todo pronóstico- al gigante asiático.

La realidad es que las heridas de la guerra siguen supurando agriamente en pleno siglo XXI: Alemania, una nación democrática, cada año pide perdón a los judíos por el Holocausto.

Empero, no son los únicos agraviados, miles de millones de chinos rememoran de generación en generación la devastación nipona en su territorio, una historia escrita, letra a letra, con sangre y lágrimas derramadas por cientos de miles de civiles masacrados por el Ejército Imperial Japonés.

En Asia Oriental, se pretende que los libros de texto y de Historia no escondan el dolor infligido contra terceros países por apetitos de ambición y de avaricia; durante décadas China ha protestado porque considera que los libros de Historia de los escolares japoneses no testimonian ni plasman fehacientemente todo el daño en devastación territorial y destrucción de la vida humana provocados por Japón en las guerras inmediatas pasadas del siglo XX.

China ha reclamado siempre la matanza en Nanking de más de 300 mil civiles, no obstante, Japón reconoce que fueron 250 mil soldados chinos caídos en batalla; aunque hace más de una década, el gobierno de EU desclasificó sendos archivos en los que, según la prensa china, refieren a dicho episodio con datos de medio millón de civiles “exterminados salvajemente” por los nipones.

Durante la guerra con China y su ocupación desde 1937 hasta 1945 no hizo falta que los japoneses liderados por el emperador Hiroito edificasen campos de exterminio, como los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, porque ni siquiera se tomaban con miramientos clasificar a la población.

Nanking es la piedra angular en las relaciones diplomáticas entre China y Japón, es la amargura, la impotencia, la rabia y el desconsuelo de varias generaciones. ¿Podrá China finalmente dejarlo atrás?

OTRAS NOTICIAS

POR LA ESPIRAL

Oct 20, 2017 / 11:06 am
Claudia Luna Palencia @claudialunapale -Cooperación y diálogo internacional En los últimos nue...[+]

Polvaderas de La Laguna

Oct 14, 2017 / 12:27 pm
Por Pascual Alvarado Maldonado "Acciones que dejan huella ": Diputado Federal Oscar García Barr...[+]

Polvaredas de La Laguna

Jul 22, 2018 / 10:21 am
Por Pascual Alvarado Maldonado Eleva Durango su oferta educativa Consejo Directivo La S...[+]

Índice Político – Ya llegamos al punto de no…

Oct 8, 2019 / 10:43 am
Por FRANCISCO RODRÍGUEZ Entre gorilas, demagogos, anticomunistas, frívolos, entreguistas, neol...[+]

Bitácora del director – Hay tiro en el PAN

Ago 29, 2018 / 7:53 am
Pascal Beltrán del Río Así como Pedro Lascuráin asumió la Presidencia de la República po...[+]

La estrategia de Elba Esther

Nov 26, 2018 / 8:34 am
CARLOS ORNELAS “Esto me huele a cuarta transformación”, me dijo el jueves un exdirigente m...[+]

Polvaredas de La Laguna

May 8, 2018 / 11:30 am
 Durango es más seguro gracias al respaldo de las Fuerzas Armadas: gobernador De ganar las dipu...[+]

Polvaredas de La Laguna

Abr 7, 2018 / 10:40 am
Mexicanos unidos por la dignidad de nuestro país La presencia de Jorge Herrera Caldera en un acto ...[+]