Xi Jinping podría atacar a Taiwán para asegurar su legado

Ago 4, 2022 / 13:41 pm

El almirante Lee Hsi-min y Eric Lee creen que es fundamental un cambio de paradigma en la estrategia militar de Taiwán.

Infobae.- La invasión rusa de Ucrania ha sido una llamada de atención para Taiwán. Todos los días aparecen imágenes de destrucción en las pantallas de televisión taiwanesas. Nos recuerdan el potencial futuro de Taiwán. Los presentadores de los programas nocturnos de Taipei, la capital, han pasado de hablar de cotilleos políticos a analizar las tácticas militares y a rumiar cómo se desarrollará la guerra en Ucrania, y qué significa todo ello. Ese lejano conflicto ha llamado la atención sobre la amenaza existencial a la que se enfrenta Taiwán.

Bajo el mando del secretario general Xi Jinping, el Partido Comunista Chino (PCC) ha reforzado sistemáticamente sus fuerzas armadas y se ha preparado para un ataque a Taiwán. El gobierno de la isla, sus fuerzas armadas y sus ciudadanos también deben prepararse. Después del 20º Congreso del PCC de este año en Beijing, que se espera que se celebre en noviembre, existe una posibilidad muy real de que se produzca un fuerte aumento de la agresión hacia Taiwán.

El legado de Xi es una de las razones. Ha promulgado objetivos grandiosos para el PCC y ha modificado fundamentalmente la forma en que China se relaciona con el mundo. Sin embargo, aún no ha conseguido un logro de una magnitud tal que pueda fijar su legado junto al de líderes supremos como Mao Zedong y Deng Xiaoping. Xi podría intentar una hazaña que ningún otro líder del partido ha conseguido nunca: conquistar Taiwán.

Beijing es cada vez más poderoso, agresivo e ideológicamente hostil, y no es ningún secreto que Xi y la élite del PCC quieren anexionarse Taiwán. La cuestión es cuándo y cómo. La fuerza militar sigue siendo una opción. Xi inició una reforma masiva del Ejército Popular de Liberación (EPL) que permitirá a los soldados chinos ejecutar mejor las operaciones conjuntas -que implican al ejército, la fuerza aérea y la marina actuando juntos- contra Taiwán.

Xi ha ordenado a la industria de defensa china que fabrique armas específicamente diseñadas para impedir que las fuerzas estadounidenses intervengan en ayuda de Taiwán o de otros aliados en la región. Estas armas incluyen misiles balísticos y de crucero cada vez más precisos y letales, sistemas integrados de defensa aérea y armas antisatélite, todo ello respaldado por un arsenal de armas nucleares en rápido crecimiento. A medida que el EPL evoluciona, las intenciones del PCC parecen cada vez más claras. Aunque Xi esté dando prioridad a otras opciones, como intimidar y aislar a Taiwán, una vez que el EPL esté preparado para una invasión, la decisión de Xi de lanzarla podría producirse sin apenas aviso.

El aumento de las fuerzas armadas chinas no es el único problema al que se enfrenta Taiwán. Taiwán ha tenido problemas para avanzar en sus objetivos de seguridad nacional por una serie de razones internas. Entre ellos, los problemas de estrategia militar y orientación de la defensa, la percepción de la amenaza, la formación y el reclutamiento militar y las relaciones entre civiles y militares, por nombrar sólo algunos.

Ahora es el momento de repensar la defensa nacional de Taiwán en su totalidad. La invasión rusa de Ucrania ha alterado el pensamiento tradicional sobre la eficacia de las estrategias militares convencionales. Ha puesto de manifiesto las deficiencias y vulnerabilidades de las grandes plataformas de armas. También ha revelado las ventajas de las armas móviles y precisas en el campo de batalla. Los acontecimientos han demostrado que la guerra asimétrica, en la que un combatiente intenta frustrar las fuerzas de un oponente más poderoso, puede defenderse de la invasión. Taiwán debería aplicar plenamente una estrategia de defensa verdaderamente asimétrica.

Hay quienes dicen, en cambio, que Taiwán debería tener más armas convencionales, como aviones de combate, para impedir que China se haga con el control del espacio aéreo. Pero dada la enorme disparidad cualitativa y cuantitativa del poder de combate a lo largo del Estrecho, Taiwán fracasará si sigue centrándose únicamente en la adquisición de armas que no son adecuadas para contrarrestar una invasión. Sin embargo, los pequeños ajustes en la adquisición de armas no supondrán ninguna diferencia si no van acompañados de cambios fundamentales en la estrategia. Esto se debe a que una estrategia asimétrica dictará cómo se utilizan realmente las armas. Taiwán debe innovar con sus recursos relativamente limitados. El país debe priorizar la disuasión y, si es necesario, la derrota de una invasión como objetivo final.

Taiwán planifica partiendo de la base de que la amenaza de China se manifestará probablemente de dos maneras: mediante la coerción y/o la invasión. La coerción incluye la agresión convencional y no convencional patrocinada por el Estado por debajo del umbral de la guerra total. Incluye la intensificación de la intimidación militar en los cielos y mares de Taiwán, mediante incursiones y ejercicios con fuego real alrededor de sus aguas territoriales y su espacio aéreo, por ejemplo. Esta intimidación ya se produce a diario. En una invasión, el EPL trataría de destruir el gobierno y ocupar el territorio de Taiwán en su totalidad. Es fundamental que Taiwán reconozca la existencia de ambas amenazas y desarrolle las correspondientes contramedidas. Pero podría decirse que el país está menos preparado para la invasión que para la coerción.

Al comienzo de una guerra total a través del Estrecho de Taiwán, el EPL lanzaría oleadas de devastadores ataques con misiles. El objetivo sería destruir importantes objetivos políticos y militares para debilitar la voluntad de la población y la capacidad de lucha de las fuerzas armadas. A continuación se produciría una invasión anfibia. Taiwán debería limitarse a impedir ese desembarco, en lugar de buscar objetivos más ambiciosos como el control del mar y la superioridad aérea. El desequilibrio militar entre ambas partes significa que las fuerzas de China abrumarían a las de Taiwán por su número, y también devastarían los puertos y las bases aéreas, paralizando la marina y la fuerza aérea de Taiwán.

Sobre todo, las tropas y las armas de Taiwán deben sobrevivir para contrarrestar una invasión. Eso significa que las fuerzas armadas deben ser móviles, resistentes, letales y dispersas. Deben centrarse en las vulnerabilidades del EPL. Principalmente, esto implicaría atacar los nodos militares críticos, así como las unidades expuestas que cruzan el Estrecho. La ventaja defensiva de Taiwán sería mayor cuando las fuerzas enemigas se encuentren en las aguas cercanas a Taiwán. Cuando estén en tránsito, el EPL sería vulnerable y estaría limitado en sus capacidades de combate. Pero Taiwán sería capaz de convocar la potencia de fuego de los medios aéreos, marítimos y terrestres, al tiempo que recibiría la cobertura de las defensas aéreas terrestres y la protección de las minas submarinas.

El entrenamiento militar debe ser revisado y las fuerzas armadas organizadas para operar bajo un mando descentralizado, ya que las comunicaciones podrían fallar. El gobierno debería formar a los civiles y establecer una fuerza de defensa territorial (TDF) voluntaria, ya que cualquier bloqueo aéreo o cuarentena no dejaría a los ciudadanos la oportunidad de huir. Una TDF educaría a la población y reforzaría su voluntad de lucha. La iniciativa no sería una sentencia de muerte para el pueblo taiwanés, enviando a todos a la guerra. Más bien, al señalar que Taiwán no levantaría la bandera blanca aunque las fuerzas enemigas consiguieran desembarcar en territorio taiwanés, la fuerza funcionaría como elemento disuasorio. El EPL sabría que podría complicar los planes de guerra.

Se ha prestado mucha atención a las armas específicas que Taiwán necesita para defenderse. Pero el país no tiene ninguna posibilidad sin una estrategia eficaz, un duro entrenamiento y la voluntad de luchar. Para seguir disfrutando de la libertad y la prosperidad de que goza, Taiwán necesita un cambio de paradigma para modificar fundamentalmente su enfoque de la defensa.

* El almirante Lee Hsi-min sirvió en la marina de Taiwán durante más de 40 años y fue jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas del país entre 2017 y 2019. En la actualidad, es miembro principal del Project 2049 Institute, un centro de estudios de Washington, donde trabaja con Eric Lee. El Sr. Lee es el director asociado de programas del instituto.

OTRAS NOTICIAS

La falta de empatía y liderazgo en los tiempos…

May 26, 2020 / 11:12 am
Redacción 24 Horas El domingo pasado el periódico estadounidense The New York Times public...[+]

Trump planea volver a hacer campaña, Casa Blanca dice…

Oct 9, 2020 / 10:56 am
REUTERS El presidente de Estados Unidos, Donald Trump se preparaba el viernes para volver a...[+]

Develan nombres de algunos candidatos al Nobel de la…

Feb 2, 2022 / 9:15 am
AFP Activistas pro democracia de Birmania, una opositora rusa, el papa Francisco y figuras desta...[+]

Marcelo Ebrard buscará acuerdo migratorio en Washington

Abr 23, 2019 / 17:02 pm
El funcionario federal indicó que en materia de migración, el gobierno federal seguirá sostenie...[+]

Hong Kong registra primera muerte por coronavirus; suman 427…

Feb 4, 2020 / 11:13 am
NOTIMEX HONG KONG- Hong Kong reportó este martes su primera muerte por coronavirus, la se...[+]

Aprueba Cámara Baja de EU abrir juicio político a…

Nov 1, 2019 / 8:08 am
EFE WASHINGTON, EU La Cámara de Representantes de EU, de mayoría demócrata, aprobó est...[+]

Isabel II alcanza las siete décadas de reinado en…

Feb 4, 2022 / 10:41 am
La reina Isabel II se convierte este domingo en la única monarca británica que cumple 70 ...[+]

Inflación en Estados Unidos se dispara a máximos no…

Nov 10, 2021 / 10:37 am
La tasa interanual de inflación en Estados Unidos se disparó en octubre hasta el 62  por...[+]