Innovador satélite sobre el cambio climático es lanzado por la NASA

Danna Salazar
Danna Salazar 27/05/2024
Updated 2024/05/27 at 10:38 PM

Por Gonzalo Martínez

Un pequeño satélite de la NASA fue lanzado el sábado desde Nueva Zelanda con la misión de mejorar la predicción del cambio climático al medir por primera vez el calor que se escapa de los polos de la Tierra.

Karen St. Germain, directora de investigación de ciencias terrestres de la NASA, explicó en una reciente conferencia de prensa: “Esta nueva información, que nunca antes habíamos tenido, mejorará nuestra capacidad para modelar lo que está sucediendo en los polos y en el clima”.

El satélite, que tiene el tamaño de una caja de zapatos, fue lanzado por un cohete Electron, construido por la empresa Rocket Lab, que despegó de Mahia, en el norte de Nueva Zelanda. La misión general se llama PREFIRE.

Además, Rocket Lab lanzará posteriormente su propio satélite similar. Ambos satélites realizarán mediciones infrarrojas muy por encima del Ártico y la Antártida para medir directamente el calor que los polos liberan al espacio.

Tristan L’Ecuyer, investigador de la misión afiliado a la Universidad de Wisconsin, Madison, subrayó la importancia de estas mediciones: “Esto es fundamental porque ayuda a equilibrar el exceso de calor recibido en las regiones tropicales y regula la temperatura de la Tierra”. L’Ecuyer explicó que el proceso de transportar el calor desde las regiones tropicales hacia las polares es lo que impulsa nuestro clima global.

Con PREFIRE, la NASA pretende entender cómo las nubes, la humedad y el derretimiento del hielo en agua afectan la pérdida de calor de los polos. Hasta ahora, los modelos utilizados por los científicos del cambio climático se basaban en teorías más que en observaciones reales. “Con suerte, podremos mejorar nuestra capacidad para simular el aumento del nivel del mar en el futuro y cómo el cambio climático polar afectará los sistemas meteorológicos en todo el planeta”, añadió L’Ecuyer.

Los satélites pequeños, como este, son una forma de bajo costo de responder a preguntas científicas muy específicas. St. Germain señaló que los satélites más grandes pueden considerarse “generalistas”, mientras que los pequeños son “especialistas”. “La NASA necesita ambas cosas”, concluyó St. Germain.

Esta misión representa un paso significativo en la comprensión de los procesos climáticos en los polos, lo cual es esencial para predecir y mitigar los efectos del cambio climático global.

Te recomendamos leer…

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *